¿Cómo está decorada la Dama de Elche?

¿Cómo está decorada la Dama de Elche?

Dama de guardamar

Se dice que un joven de catorce años había volcado una piedra cuando se encontró con el busto. El busto muestra la cabeza, el cuello y los hombros de la mujer, y se extiende hasta el pecho. Sin embargo, es posible que el busto formara parte originalmente de una estatua más grande de cuerpo entero.

El origen de la escultura es desconcertante y se ha convertido en un tema de acalorado debate. Algunos estudiosos sugieren que la escultura es ibérica y puede estar asociada a Tanit, la diosa de Cartago, mientras que otros han propuesto que la obra refleja a una diosa atlante. Los rasgos inusuales de la escultura, como la aparente cabeza alargada y los carretes a los lados de la cabeza, también han hecho que se propongan numerosas teorías alternativas. Por ejemplo, según algunos investigadores independientes, las bobinas no forman parte de un tocado único, sino que son en realidad un tipo de tocado tecnológico que refleja la naturaleza altamente avanzada de la supuesta civilización de la Atlántida.

Hay otros que sostienen que la estatua no merece la atención que recibe porque es, de hecho, una falsificación. El historiador del arte John F. Moffitt sostiene que la forma de los ojos y la nariz de la dama son “demasiado delicados para haber sido tallados en la España precristiana”. Este argumento ha sido desestimado por muchos otros estudiosos, que ven el busto como un gran logro de la temprana civilización ibérica.

Quién era la dama de Elche

Esta escultura de piedra es un icono de la cultura ibérica y uno de los tesoros más importantes del Museo Arqueológico Nacional. Realizada por un escultor griego o formado en talleres griegos a finales del siglo V o principios del IV a.C., fue descubierta por casualidad en el yacimiento arqueológico de La Alcudia (Elche, Alicante) en 1897. Representa a una dama lujosamente vestida y enjoyada con rasgos faciales idealizados. La estatua tenía originalmente una decoración policromada y los ojos estaban rellenos de pasta vítrea. La combinación de estos aspectos confiere a la dama un aire distinguido que perdura hasta nuestros días, aunque la policromía se haya perdido. Hay un hueco en la parte posterior cuya finalidad es incierta: puede haber sido utilizado para albergar las cenizas, como relicario o nicho para depositar ofrendas, o tal vez para fijar un elemento colgante.

Quizá te interese  ¿Qué pasó con los generales alemanes después de la guerra?

El distintivo tocado de la dama se caracteriza por dos grandes espirales, sin duda de metal en la vida real, utilizadas para enrollar el cabello en espiral. En la coronilla lleva un gorro puntiagudo y sobre él un pañuelo con una cinta. Va vestida con una túnica, una toga y un manto abierto que deja ver sus lujosas joyas. Este atuendo y la orfebrería, reflejo de la moda ibérica, tienen paralelos en el mundo mediterráneo, donde las joyas tenían un valor tanto estético como simbólico.

Ibérico

La Dama de Elche siempre me ha fascinado, con su interesante tocado y su rostro delicadamente tallado. Resulta que la estatua también es bastante misteriosa. Descubierta en 1897 en una finca privada al sur de Elche (España), se cree generalmente que es un artefacto ibérico del siglo IV a.C. Sin embargo, su factura no coincide con la de otros artefactos ibéricos de la época. Se cree que se trata de una diosa, Tanit, a la que adoraban los púnicos ibéricos en la antigüedad. Sin embargo, el diseño y el estilo de la escultura sugieren algunas influencias helenísticas. Originalmente, el busto estaba pintado de forma brillante, con rojos, azules y amarillos.

Su carácter misterioso y la imposibilidad de situarlo en la historia de España han suscitado especulaciones sobre su falsificación. Sin embargo, los descubrimientos de otros objetos en los últimos años han demostrado su falsedad. La Dama de Elche fue, de hecho, la primera escultura ibérica descubierta que estaba pintada de forma brillante, lo que en un principio la hacía destacar, pero los descubrimientos recientes demuestran que, después de todo, eso no era raro. Los rastros de pigmentos en la estatua son consistentes con materiales y pinturas antiguas.

Quizá te interese  ¿Cuándo se inventó el primer reloj de sol y agua?

Ibéricos

La Dama de Elx o Dama de Elche (en español, Dama de Elche en valenciano, Dama d’Elx) es un busto de piedra caliza[1] que fue descubierto en 1897, en La Alcudia, un yacimiento arqueológico en una finca privada a dos kilómetros al sur de Elche, España. Actualmente se expone en el Museo Arqueológico Nacional de España en Madrid.

Se conoce generalmente como un artefacto ibérico del siglo IV a.C., aunque la artesanía sugiere fuertes influencias helenísticas[2]. Según la Enciclopedia de la Religión, se cree que la Dama de Elche tiene una asociación directa con Tanit, la diosa de Cartago, que era adorada por los púnicos-ibéricos[3].

Se cree que el busto, originalmente policromado, representa a una mujer con un elaborado tocado y grandes espirales en forma de rueda (conocidas como rodetes) a cada lado de la cara. La abertura en la parte posterior de la escultura indica que pudo utilizarse como urna funeraria.

Otros artefactos asociados a la cultura ibérica son la Dama de Guardamar -que tiene rodetes y collares similares- o la Dama de Baza. Aunque la Dama de Elche es un busto, hay indicios de que formaba parte de una estatua sedente, similar a la Dama de Baza (con la que comparte colgantes de collar similares) o una de pie como la Gran Dama Oferente del Cerro de los Santos (Montealegre del Castillo, Albacete).

¿Cómo está decorada la Dama de Elche?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad