¿Cómo llega a su fin el Imperio Romano de Occidente?

¿Cómo llega a su fin el Imperio Romano de Occidente?

La caída del imperio romano

También conocido como el periodo de las Invasiones Bárbaras, fue un periodo de intensificación de las migraciones humanas en Europa desde aproximadamente el año 400 hasta el 800 de nuestra era, durante la transición de la Antigüedad tardía a la Alta Edad Media.

La caída del Imperio Romano de Occidente fue el proceso de decadencia durante el cual el imperio no logró imponer su dominio, y su vasto territorio se dividió en varios estados sucesores. El Imperio Romano perdió los puntos fuertes que le habían permitido ejercer un control efectivo; los historiadores modernos mencionan factores como la eficacia y el número del ejército, la salud y el número de la población romana, la fuerza de la economía, la competencia del emperador, los cambios religiosos de la época y la eficiencia de la administración civil. La creciente presión de los bárbaros ajenos a la cultura romana también contribuyó en gran medida al colapso. Las razones del colapso son temas principales de la historiografía del mundo antiguo, e informan gran parte del discurso moderno sobre el fracaso del Estado.

La civilización romana

Explicación: La mitad oriental del Imperio Romano, gobernada inicialmente por Constantino I, recibió el nombre de Imperio Bizantino debido a que su población era mayoritariamente de habla griega. Antes de que Constantino diera a la capital el nombre de Constantinopla (330 d.C.), se la denominaba Bizancio. Las demás respuestas son incorrectas porque se refieren a imperios que existieron antes (el persa), en otro lugar durante (el húngaro y el heftalí) o después del reinado del Imperio bizantino (el otomano).

Quizá te interese  ¿Cuánto mide la hacha de Thor?

Explicación: Valentiniano I gobernó el Imperio Romano de Occidente durante el siglo IV. A veces se le recuerda como el último buen emperador, aunque lo más probable es que esto se deba a que el imperio se derrumbó poco después de su reinado. En particular, dividió el Imperio Romano una vez más (había sido dividido previamente bajo Diocleciano, antes de ser reunificado en cierta medida bajo Constantino) y colocó a su hermano, Valente, en el trono de Constantinopla.

Explicación: La ciudad de Bizancio (también llamada Constantinopla) fue convertida en capital del Imperio Romano en el siglo IV por el emperador Constantino. La ciudad está situada en el lado europeo del Bósforo, una masa de agua que conecta el Mediterráneo y el Mar Negro. Por tanto, estaba perfectamente situada para beneficiarse del comercio entre Europa y Asia. La ciudad se enriqueció enormemente gracias al control de este comercio.

El sagrado imperio romano

La frase “la caída de Roma” sugiere que algún cataclismo acabó con el Imperio Romano, que se extendía desde las Islas Británicas hasta Egipto e Irak. Pero, al final, no hubo ningún esfuerzo a las puertas, ninguna horda de bárbaros que despachara al Imperio Romano de un solo golpe.

Por el contrario, el Imperio Romano cayó lentamente como resultado de los desafíos internos y externos, cambiando en el transcurso de cientos de años hasta que su forma fue irreconocible. Debido al largo proceso, diferentes historiadores han situado la fecha final en muchos puntos diferentes de un continuo. Tal vez la caída de Roma se entienda mejor como una recopilación de diversos males que alteraron una gran franja de la población humana a lo largo de muchos cientos de años.

Quizá te interese  ¿Como era el mundo en el año 500?

En su obra maestra, La decadencia y caída del Imperio Romano, el historiador Edward Gibbon seleccionó el año 476 de la era cristiana, la fecha más mencionada por los historiadores.  Esa fecha fue cuando Odoacro, el rey germánico de los torcilingios, depuso a Rómulo Augústulo, el último emperador romano que gobernó la parte occidental del Imperio Romano. La mitad oriental se convirtió en el Imperio Bizantino, con capital en Constantinopla (la actual Estambul).

El reino romano

La caída de Roma es un ejemplo del efecto dominó. El efecto dominó proviene de la idea de colocar fichas de dominó en sus lados, una al lado de la otra, y luego derribar intencionadamente la primera de la fila sobre su ficha vecina. Esto crea una reacción en cadena y todas las fichas de dominó caen, una tras otra. En el caso de la caída de Roma, fueron los hunos que invadieron desde el este los que causaron el efecto dominó, invadieron (empujaron) a los godos, que a su vez invadieron (empujaron) al Imperio Romano.

En los siguientes ejemplos de causa y efecto, puedes decir la palabra “porque” antes de leer la causa, y luego terminar la frase con el efecto. Así: Debido a que las legiones romanas evacuaron Britania en el año 406, los anglosajones se trasladaron a Britania. También puedes decir la palabra “así” entre la causa y el efecto, así: Los hunos empujaron a otros grupos hacia el oeste, por lo que los vándalos invadieron España, el norte de África y saquearon Roma.

La caída de la ciudad de Roma y del Imperio de Occidente no puso fin a todo el Imperio Romano. El Imperio de Oriente sobrevivió durante otros mil años. El Imperio de Oriente se llama a veces Imperio Bizantino, por la capital de Bizancio. El griego era la lengua principal en el Imperio Bizantino, no el latín.

Quizá te interese  ¿Como eliminar los huecos en la barba?
¿Cómo llega a su fin el Imperio Romano de Occidente?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad