¿Cómo sucedio la revolucion francesa?

Efectos de la Revolución Francesa

La Revolución Francesa -el periodo de 10 años entre 1789 y 1799 durante el cual Francia pasó de ser una monarquía gobernada por el rey Luis XVI a una república gobernada por el pueblo… y luego a una dictadura dirigida por Napoleón- fue una de las épocas más sangrientas de la historia europea. La causa principal de la revolución fue la frustración del pueblo francés con el rey por su incapacidad para hacer frente al deterioro de las condiciones de vida, es decir, la terrible situación financiera del país, la escasez de alimentos y ciertas intolerancias religiosas. A medida que el pueblo se resentía más del poder de unos pocos privilegiados, decidió tomar medidas para derrocar a la monarquía e instalar un nuevo gobierno que se basara en una constitución y en el que representantes del pueblo dirigieran el país.

El asalto a la prisión de la Bastilla se considera comúnmente como la primera acción significativa de la revolución. El rey Luis, presionado por los grupos reformistas, reorganiza el ministerio francés, lo que los reformistas consideran el inicio de un golpe de Estado monárquico. Totalmente harto de la monarquía, el pueblo francés se rebeló abiertamente, y muchos insurgentes tomaron el control de la prisión, matando al director de la misma y liberando a varios prisioneros. El “Asalto a la Bastilla” se convirtió en un símbolo de la rebelión del pueblo contra todo lo que representaba la monarquía, y el “Día de la Bastilla” se sigue celebrando en Francia hoy en día, al igual que el Día de la Independencia se celebra en Estados Unidos como el fin simbólico del dominio británico sobre las colonias americanas.

Quizá te interese  ¿Cómo murió Antioco Epifanes?

La revolución francesa de Napoleón

La Revolución Francesa fue un punto de inflexión en la historia de Francia y del Palacio de Versalles, principal residencia real desde 1682 y el reinado de Luis XIV, que fue abandonado por la familia real en 1789.

La familia real abandonó el Palacio de Versalles el 6 de octubre de 1789 para dirigirse al Palacio de las Tullerías en París, pero muchos esperaban que regresaran rápidamente. Aunque el soberano y la corte ya no residían, el Palacio no se dejó arruinar. Al contrario, y como siempre durante las ausencias de la familia real, se aprovechó la ocasión para realizar reparaciones. En el Salón de los Espejos se montan andamios para restaurar las pinturas del techo abovedado. Desde París, Luis XVI ordena la limpieza del Gran Canal, que tiende a ensuciarse.Pero el tiempo avanza y las noticias de París no hacen pensar que Luis XVI y la familia real vayan a regresar a Versalles. El 21 de enero de 1793, el rey Luis XVI fue guillotinado en París, en la plaza de la Revolución, antes plaza Luis XV y ahora conocida como plaza de la Concordia.

La revolución francesa de 1848

Los historiadores han identificado múltiples causas de la Revolución Francesa, tanto a largo como a corto plazo. Las primeras interpretaciones monárquicas y clericales de la Revolución la presentaron como una conspiración orquestada por los filósofos de la Ilustración. A partir de finales del siglo XIX, se impusieron las explicaciones basadas en las teorías de Karl Marx. Según esta interpretación, la Revolución fue el resultado de una lucha por el poder entre la antigua nobleza feudal, cuyo estatus se basaba en la propiedad de la tierra, y la burguesía, que adquiría la riqueza a través del comercio, las finanzas y las profesiones. En 1789 la burguesía hizo causa común con el campesinado y las clases trabajadoras urbanas para iniciar la Revolución.

Quizá te interese  ¿Qué cualidades tiene el CID para ser un héroe?

La interpretación marxista de la Revolución Francesa fue cada vez más cuestionada después de 1945. Los críticos señalaron que había muchos nobles entre los que clamaban por la reforma en 1789. Además, la distinción entre nobles y plebeyos no era tan clara como se suponía. Los nobles también participan en el comercio y las finanzas, mientras que muchos burgueses ricos compran patentes de nobleza. De hecho, la nobleza francesa era relativamente abierta y los plebeyos ricos compraban y se casaban para acceder a la movilidad social. El estatus económico y social se revela, por tanto, como una mala guía para el comportamiento político y la idea de “clases” monolíticas que defienden sus propios intereses económicos es cada vez más insostenible.

Cronología de la Revolución Francesa

Una de las principales causas de tensión social en Francia durante la Revolución fue su gran población. A principios del siglo XVIII, Francia contaba con 20 millones de personas viviendo dentro de sus fronteras, un número equivalente a casi el 20 por ciento de la población de la Europa no rusa. A lo largo del siglo, ese número aumentó en otros 8 ó 10 millones, a medida que disminuían las enfermedades epidémicas y la escasez aguda de alimentos y se reducía la mortalidad. En cambio, entre 1600 y 1700 sólo había aumentado en un millón. También es importante el hecho de que esta población se concentraba en el campo: de los casi 30 millones de franceses que había bajo el reinado de Luis XVI, cerca del 80% vivía en pueblos de 2.000 habitantes o menos, y casi todo el resto en ciudades bastante pequeñas (las de menos de 50.000 habitantes).

Quizá te interese  ¿Quién fue el que inventó la biografía?

La principal excepción, por supuesto, era París, que contaba con unos 600.000 habitantes en 1789. Sólo un puñado de otras ciudades -en particular Lyon, Burdeos y Marsella- contaban con más de 100.000 habitantes dentro de sus límites. Esta demografía tuvo un enorme impacto, tanto dentro como fuera de Francia.

¿Cómo sucedio la revolucion francesa?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad