¿Cuál fue el objetivo de la guerra Punica?

¿Cuál fue el objetivo de la guerra Punica?

La batalla de Cartago

Aníbal (/ˈhænɪbəl/; púnico: , Ḥannibaʿl; 247 – entre 183 y 181 a.C.) fue un general y estadista cartaginés que comandó las fuerzas de Cartago en su batalla contra la República Romana durante la Segunda Guerra Púnica. Se le considera uno de los mejores comandantes militares de la historia.

El padre de Aníbal, Hamílcar Barca, fue un destacado general cartaginés durante la Primera Guerra Púnica. Sus hermanos menores eran Mago y Hasdrúbal; su cuñado era Hasdrúbal el Hermoso, que comandaba otros ejércitos cartagineses. Aníbal vivió durante un periodo de gran tensión en la cuenca mediterránea, desencadenado por el surgimiento de la República Romana como gran potencia con su derrota de Cartago en la Primera Guerra Púnica. En Cartago reinaba el revanchismo, simbolizado por la promesa que Aníbal hizo a su padre de “no ser nunca amigo de Roma”.

Tras la guerra, Aníbal se presentó con éxito al cargo de sufet. Promulgó reformas políticas y financieras para permitir el pago de la indemnización de guerra impuesta por Roma; sin embargo, esas reformas fueron impopulares entre los miembros de la aristocracia cartaginesa y en Roma, y huyó al exilio voluntario. Durante este tiempo, vivió en la corte seléucida, donde actuó como asesor militar de Antíoco III el Grande en su guerra contra Roma. Antíoco fue derrotado en la batalla de Magnesia y se vio obligado a aceptar las condiciones de Roma, y Aníbal huyó de nuevo, haciendo una parada en el reino de Armenia. Su huida terminó en la corte de Bitinia. Fue traicionado por los romanos y se suicidó envenenándose.

Caída de Cartago

Guerras PúnicasUna pantalla animada que muestra el territorio controlado por Roma y Cartago durante el período de las Guerras Púnicas y los cambios territoriales durante las mismas Posesiones cartaginesas Posesiones romanasFecha264 a.C. – 146 a.C. UbicaciónRegión del Mediterráneo occidentalResultado

La Primera Guerra Púnica estalló en la isla de Sicilia en el año 264 a.C. El historiador griego Polibio la consideró como “la guerra más larga y disputada de la historia”[1] Los combates, que consistieron principalmente en una guerra naval, tuvieron lugar en gran parte en las aguas del Mediterráneo que rodeaban Sicilia. El conflicto comenzó porque las ambiciones imperiales de Roma habían interferido con las reclamaciones de propiedad de Cartago sobre la isla de Sicilia. Cartago era la potencia dominante del Mediterráneo occidental en aquella época y contaba con un extenso imperio marítimo; mientras tanto, Roma era un estado en rápida expansión que contaba con un poderoso ejército pero una débil armada. El conflicto duró 23 años y causó importantes pérdidas materiales y humanas en ambos bandos; los cartagineses fueron finalmente derrotados por los romanos. Según los términos del tratado de paz, Cartago pagó grandes indemnizaciones de guerra a Roma y Sicilia pasó a control romano, convirtiéndose así en la primera provincia romana. La acción de tomar el control de Sicilia afianzó aún más la posición de Roma como superpotencia en el Mediterráneo y en el mundo entero. El final de la guerra también desencadenó un importante, pero fallido, motín dentro del Imperio Cartaginés, conocido como la Guerra de los Mercenarios. La Primera Guerra Púnica finalizó oficialmente en el año 241 a.C.

Quizá te interese  ¿Quién fue el fundador de la dinastía carolingia?

La batalla de Ticino

Para el público contemporáneo, los acontecimientos del 69 d.C. ya formaban parte de la narrativa más amplia de la violencia cívica iterativa incrustada en la historia de Roma. Como cada guerra civil constituía el siguiente capítulo de una saga en curso, cada nueva generación de autores interactuaba no sólo con los casos de conflicto, sino con la literatura de esos conflictos en una metanarrativa de decadencia. De este modo, los autores flavios abordaron tanto los acontecimientos recientes como el bellum civile como rasgo definitorio de la historia y la identidad romanas.

Al enmarcar el bellum civile como un proyecto intertextual, este volumen ofrece nuevos y convincentes ángulos sobre la literatura flavia, los estudios intertextuales y la presencia acechante de la guerra civil en la conciencia cultural de Roma. Reúne un amplio abanico de posiciones geográficas y genéricas desde las que los autores antiguos respondieron al 69 d.C. en sus viscerales secuelas, llenando un vacío crucial entre la exhaustiva erudición sobre Lucano y el estudio de Breed et al. (2010) sobre la guerra civil en la evidencia literaria y material romana desde Livio y Propercio hasta Tácito, la Historia Augusta y Shakespeare.1 Al mismo tiempo, amplía la conversación más allá del predominio actual de la épica en los estudios flavios para captar las conversaciones culturales y literarias compartidas del momento histórico posterior al 69 d.C. a través de la historiografía, el epigrama, la etnografía y los textos didácticos: al reintegrar a los autores flavios en debates más amplios sobre la guerra civil romana, este volumen articula tanto la singularidad como la continuidad del periodo.

Quizá te interese  ¿Dónde Murio Leonardo Torres Quevedo?

Primera guerra púnica

Guerras PúnicasVisualización animada que muestra el territorio controlado por Roma y Cartago durante el periodo de las Guerras Púnicas y los cambios territoriales durante las mismas Posesiones cartaginesas Posesiones romanasFecha264 a.C. – 146 a.C.LugarRegión del Mediterráneo occidentalResultado

La Primera Guerra Púnica estalló en la isla de Sicilia en el año 264 a.C. El historiador griego Polibio la consideró como “la guerra más larga y disputada de la historia”[1] Los combates, que consistieron principalmente en una guerra naval, tuvieron lugar en gran parte en las aguas del Mediterráneo que rodeaban Sicilia. El conflicto comenzó porque las ambiciones imperiales de Roma habían interferido con las reclamaciones de propiedad de Cartago sobre la isla de Sicilia. Cartago era la potencia dominante del Mediterráneo occidental en aquella época y contaba con un extenso imperio marítimo; mientras tanto, Roma era un estado en rápida expansión que contaba con un poderoso ejército pero una débil armada. El conflicto duró 23 años y causó importantes pérdidas materiales y humanas en ambos bandos; los cartagineses fueron finalmente derrotados por los romanos. Según los términos del tratado de paz, Cartago pagó grandes indemnizaciones de guerra a Roma y Sicilia pasó a control romano, convirtiéndose así en la primera provincia romana. La acción de tomar el control de Sicilia afianzó aún más la posición de Roma como superpotencia en el Mediterráneo y en el mundo entero. El final de la guerra también desencadenó un importante, pero fallido, motín dentro del Imperio Cartaginés, conocido como la Guerra de los Mercenarios. La Primera Guerra Púnica finalizó oficialmente en el año 241 a.C.

Quizá te interese  ¿Cuál es la importancia de Ho Chi Minh?
¿Cuál fue el objetivo de la guerra Punica?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad