¿Cuáles fueron las consecuencias del motín de Esquilache?

¿Cuáles fueron las consecuencias del motín de Esquilache?

Sombrero de paja

Esta obra y su cuadro complementario, Carlos III emitiendo el edicto de expulsión de los jesuitas, figuraron en la exposición monográfica del francés Charles Yriarte en 1967, registrada como perteneciente a la colección del Sr. Villars en París. Cuando se expusieron en París en 1925, pertenecían a la colección francesa de O’Rossen. Desde entonces no se han expuesto en público.

Según Yriarte, esta obra representaba la ejecución de la orden de expulsión de los jesuitas de España, formando pareja con el cuadro titulado Carlos III emitiendo el edicto de expulsión de los jesuitas, que comparte su historia. Sin embargo, este no es el verdadero tema de la obra. Gassier descifró correctamente la letra que se levanta en una pancarta por una de las figuras de la composición como “Muera / Es / quilache” (“Die / Es / quilache”), mientras que Milicua interpreta que las letras deletrean “¡Muera el fantoche!” (“¡Muere, fantoche!”). El verdadero tema de la obra es, por tanto, los disturbios de Esquilache que tuvieron lugar en 1766 en Madrid tras el anuncio de una ley local que dictaba la ropa que debían llevar los ciudadanos. En realidad, fueron una consecuencia del hambre provocada por la constante subida de los precios de los alimentos esenciales y la desconfianza de los españoles hacia los ministros de Asuntos Exteriores de Carlos III. Uno de los resultados de los disturbios fue la promulgación de un edicto que abolía la orden de los jesuitas.

España en el siglo XVIII

Pues la respuesta es sí, y eso fue lo que ocurrió en Madrid hace muchos años, allá por 1766 cuando reinaba Carlos III y las calles de esta zona de Madrid donde se encuentra El Anciano rey de los Vinos fueron testigo de ello.

Quizá te interese  ¿Dónde recibieron los Reyes Catolicos a Colón?

El causante fue Leopoldo de Gregorio, marqués de Esquilache y hombre de confianza del monarca. El marqués llevó a cabo un plan de modernización de la ciudad que incluía limpieza, pavimentación, alumbrado público, alcantarillado… pero la gran sorpresa se la reservó para el final, y es que se empeñó en cambiar la vestimenta típica del Madrid de la época. En concreto, quiso eliminar el uso de la capa larga y el chambergo (sombrero de ala muy ancha). Según él, y posiblemente no sin razón, este tipo de vestimenta permitía el anonimato de las personas y, por tanto, facilitaba la comisión de delitos. Así que se le ocurrió que la vestimenta adecuada debía ser una capa corta y un sombrero de tres picos, ya que así se podía reconocer a la persona.

La revuelta comenzó en la plaza de Antón Martín, continuó por la calle de Atocha, la Plaza Mayor y llegó a la Casa de las Siete Chimeneas, residencia del Marqués. Al día siguiente los amotinados se dirigieron al vecino Palacio Real. Al final, intimidado por la multitud, el Rey accedió a todas las reivindicaciones de los manifestantes, que incluían la destitución de Esquilache, entre otras cosas.

Guerra civil de los sombreros

La Rebelión de los Sombreros de Madrid (también Rebelión de los Sombreros; Motín de Madrid, Motín de Esquilache, o Motín contra Esquilache o Motín de Aranjuez) fue un levantamiento incruento en España en 1766 contra el Marqués de Esquilache, ministro (rey alcalde) del rey Carlos III.

El motivo principal fue la prohibición del gobierno, el 10 de marzo, de llevar el sombrero redondo y la tradicional capa larga en Madrid. En su lugar, se impuso el tricornio y la capa corta francesa para los hombres. Su incumplimiento podía acarrear multas y penas de prisión. Se suponía que esta vestimenta evitaba que los delincuentes cometieran sus delitos sin ser detectados bajo la protección de esta ropa. También creía el monarca “ilustrado” Carlos III. probablemente para crear la apariencia de progreso social al prohibir la ropa que se percibe como anticuada en el resto de Europa. Otra razón puede haber sido la inclinación del rey borbón de ascendencia italiana hacia la cultura francesa.

Quizá te interese  ¿Quién estaba a cargo del ejército Republicano?

El nombre en español de la revuelta deriva de Leopoldo de Gregorio, Marqués de Esquilache, que inició la norma de vestimenta y organizó su aplicación. Formaba parte de la numerosa comitiva italiana que trajo el rey de Sicilia cuando llegó a Madrid para asumir su cargo en 1759. El nuevo rey reconoció rápidamente el atraso de su nuevo país y trató de mejorar las condiciones junto con sus italianos. Promovió el comercio y la industria, abolió leyes anticuadas e introdujo reformas que a veces tenían sentido, pero que se llevaron a cabo con gran arrogancia e ignorancia. Por ejemplo, cuando se prohibió a los madrileños tirar la basura por la ventana sin que se les ofreciera una alternativa, y los madrileños se quejaron, el rey los comparó con “niños que lloran cuando se les lava la cara”.

Rey de España 1792

Carlos III también promovió cambios sociales. Entre ellos podemos mencionar la idea de que todos los oficios fuesen declarados honorables lo que intentaba involucrar a los nobles en diferentes trabajos, los jesuitas fueron expulsados de España ya que estaban en contra de las reformas ilustradas.

Se prohibieron las vestimentas tradicionales como las capas largas y los sombreros de ala ancha, ya que hacían imposible la detención de los delincuentes. Esta decisión provocó los disturbios de Esquilache en 1766, en protesta por el decreto y por el aumento del precio del pan.    Los disturbios terminaron, pero los jesuitas fueron culpados por los disturbios y fueron expulsados de España en 1667.

¿Cuáles fueron las consecuencias del motín de Esquilache?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad