¿Dónde murió la princesa de Éboli?

Andre de toth

EBOLI, Ana Mendoza de la Cerda, princesa de (1540-1592)EBOLI, Ana Mendoza de la Cerda, princesa de (1540-1592). Dama española de la corte de Felipe II. Retrato de autor anónimo. Pintura. Colección privada.

Impreso en papel de calidad de archivo para lograr una permanencia estable de las obras de arte y una reproducción brillante de los colores, con una reproducción precisa del color y tonos suaves. Impreso en papel profesional Fujifilm Crystal Archive DP II de 234 gsm. 10×8 para las imágenes apaisadas, 8×10 para las imágenes retratadas. El tamaño se refiere al papel utilizado en pulgadas.

Принцесса эболи

Ana, princesa de Melito y duquesa de Pastrana, se casó con Rui Gomes da Silva, I Príncipe de Éboli cuando tenía 13 años (1553), por recomendación del regente de España, el futuro rey Felipe II[2] Su marido era consejero principal y favorito de Felipe, y desde 1559 Príncipe de Éboli. Aunque era ciega de un ojo, la princesa de Éboli era considerada muy atractiva. Era una persona enérgica y destacada en la vida de la corte. Una de sus amigas era la reina Isabel de Valois[3].

Tras la muerte de su marido en 1573, pasó tres años en un convento, pero regresó a la vida pública en 1576, aliándose en la Corte con el subsecretario de Estado del rey, Antonio Pérez (1540-1615)[5] Fueron acusados de traicionar secretos de Estado, lo que llevó a su detención en 1579. Ana murió 13 años después en prisión, el 2 de febrero de 1592.

Quizá te interese  ¿Qué actividades economicas realizaron griegos y romaños?

Hay un personaje llamado Princesa Éboli basado en Ana en la obra de Schiller Don Carlos, Infant von Spanien, y en la ópera de Verdi Don Carlos[6]. También es el tema de la novela de Kate O’Brien, That Lady,[7] y de la adaptación cinematográfica de 1955 de la novela de O’Brien, That Lady, protagonizada por Olivia de Havilland como Ana. La Tuerta, una obra de teatro sobre la vida de Ana de Mendoza, se representó en el Teatro Bedlam como parte del Festival Fringe de Edimburgo en agosto de 2008. Julia Ormond la interpretó en La Conjura de El Escorial (2008) y Belén Rueda en el telefilme La princesa de Éboli (2010). En 2018, el episodio de Arturo (serie de televisión) “El problema de la princesa” hizo que Lydia le presentara a D.W. como ejemplo de princesa discapacitada, diciendo que se quedó ciega en una pelea de espadas en su infancia.

La conjura del escorial

Cuando uno se encuentra con sus retratos, lo primero que se supone es que la mujer representada en ellos tenía que ser una pirata. Sin embargo, Ana de Mendoza era en realidad una mujer noble y rebelde con toga. Podría decirse que su comportamiento era más propio del siglo XXI que de la época en la que vivió.

Ana de Mendoza nació el 29 de junio de 1540 en Cifuentes, Guadalajara en España. Era hija de Diego Hurtado de Mendoza y su esposa Catalina de Silva. Ana creció con mucho orgullo de sus raíces. Procedía de la Casa de Mendoza, una familia muy poderosa en la España del siglo XVI.

Quizá te interese  ¿Qué relación tenía Zeus con Hera Poseidón o Hades?

Pero su infancia no fue perfecta. Ana fue testigo de los innumerables romances de su padre y de las lágrimas de su madre traicionada. Los problemas de sus padres influyeron bastante en la personalidad de Ana. Ya en su juventud se la describía como inteligente, apasionada y rebelde. Ana era también una persona religiosa, pero lo practicaba también a su manera.

Es probable que Ana de Mendoza perdiera el ojo alrededor de los 14 años. Esta fue la primera vez que apareció en un retrato con un parche en el ojo. No se sabe qué le ocurrió exactamente, pero la mayoría de los investigadores suponen que pudo perder el ojo en un accidente de esgrima.

Esa señora de 1955

Como gran fan de la Sra. De Havilland, tenía muchas ganas de verla. Este melodrama de vestuario es sin duda uno de sus peores papeles, si no el peor. Es una actriz tan sutil que uno se pregunta por qué no rechazó el papel y lo dejó en manos de otros talentos, ya que hay muchas estrellas que podrían haberse contentado con él. El rey tiene sus propios problemas con su hermano que codicia su trono. El guión es inepto, la fotografía es pobre, y los actores, abandonados a su suerte, hacen lo que pueden pero no es suficiente para salvar la película; los espectadores franceses notarán la presencia de Françoise Rosay como Bernadine alias Bernie, una de nuestras mejores actrices; como De Havilland y Scofield, ¿por qué se metió en ese asunto con esa dama?

¿Dónde murió la princesa de Éboli?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad