¿Por qué la llamaban Juana la Beltraneja?

Juana la beltraneja niños

Los reinos del oeste peninsular se encuentran, a la muerte de Isabel I de Castilla, la Católica (Madrigal de las Altas Torres, Ávila, 22 de abril de 1451- Medina del Campo, 26 de noviembre de 1504), ante un futuro inquietante. Las costumbres, jurisdicciones y

verán el fin del largo periodo de conflictos y guerras en las tierras de la Corona de Castilla y el siglo XVI continuará en parte con la misma dinámica bélica. La larga guerra de expansión cristiana sobre el territorio andaluz terminó en 1492 con la conquista del reino y la ciudad de Granada. Pero los problemas socioeconómicos y de convivencia de los

Pero los problemas socioeconómicos y de convivencia de las diferentes etnias y religiones y la vertebración del territorio no terminaron en esa fecha, sino que se extenderían como una inmensa sombra hacia el futuro. Culminaría con la expulsión del pueblo judío y de la población morisca, con las diferentes revueltas y reivindicaciones de la nobleza. La labor de la Inquisición en las tierras castellanas creó una psicosis de inseguridad y miedo muy extendida entre el pueblo que se dio cuenta de que

La guerra civil castellana

El rey Enrique IV de Castilla se casó con Juana de Portugal, hija del rey Eduardo de Portugal y hermana menor del rey Afonso V de Portugal, el 21 de mayo de 1455[1] Siete años después nació Juana en los Reales Alcázares de Madrid.

Enrique IV había estado casado anteriormente con Blanca II de Navarra. Después de trece años, ese matrimonio fue anulado por no haber sido consumado[2], lo que se atribuyó a una maldición, que sólo afectó a la relación de Enrique con Blanca; varias prostitutas de Segovia testificaron que no habían notado ningún impedimento.

Quizá te interese  ¿Qué le paso a Carlos de Austria en 1711?

Enrique no tuvo más hijos y se rumoreó que era impotente. Sea cierto o no, este rumor fue ampliamente difundido por los adversarios de Enrique, que además insinuaron que la pequeña infanta (Juana) era hija de Beltrán de la Cueva, un favorito real en la corte, que fue creado I Duque de Alburquerque en 1464[1]. Llamaron a Juana “la Beltraneja”, una referencia burlona a su supuesta ilegitimidad.

El 9 de mayo de 1462, Juana fue proclamada oficialmente heredera del trono de Castilla y creada princesa de Asturias. Enrique hizo que los nobles de Castilla le juraran fidelidad y le prometieran que la apoyarían como monarca.

Enrique IV de Castilla

Nacida el 21 de febrero de 1462, la infanta Juana de Castilla era hija de Enrique IV y de su segunda esposa, Juana de Portugal. Durante gran parte de su vida, la paternidad de Juana de Castilla fue cuestionada, y se la llamaba despectivamente la Beltraneja, en referencia al noble Beltrán de La Cueva, un favorito real del que se sospechaba que era su padre*.

Enrique IV había accedido al trono de Castilla en 1454, tras la muerte de su padre, Juan II. Un año antes de convertirse en rey, su matrimonio de trece años con Blanca de Navarra había sido anulado; la desafortunada Blanca había “fracasado” en producir un heredero para Castilla, y a pesar de los rumores sobre la impotencia de Enrique, fue Blanca quien fue devuelta a Navarra en desgracia. Un año después de convertirse en rey, Enrique se casó una vez más; como su padre, Enrique eligió como segunda esposa a una princesa portuguesa, Juana.

Quizá te interese  ¿Cuáles fueron las consecuencias de la expulsión de los jesuitas?

Aunque la rebelión, la guerra civil y las crisis de sucesión se sucedieron rápidamente, los problemas no fueron consecuencia del nacimiento de una princesa en lugar de un príncipe en 1462. Fue el propio Enrique el foco de descontento. Se le acusó de impotencia e incompetencia, de no ser el hijo legítimo de Juan II, de simpatizar con judíos y moros, y de ignorar a los “suyos”, especialmente a los poderosos grandes de Castilla.

Significado de Beltraneja

Isabel, madre de Catalina de Aragón y uno de los Reyes Católicos, no llegó fácilmente al trono de Castilla. El hermanastro mayor de Isabel gobernaba como Enrique IV, conocido como el Impotente, de Castilla. Que Enrique IV fuera realmente impotente se convirtió en un problema para su hija y sobrina de Isabel, Juana de Castilla. Juana fue la heredera de Enrique IV hasta que una facción rebelde de la corte quiso poner a Isabel en el trono de Castilla.

Enrique IV, nacido el 5 de enero de 1425, se casó dos veces. Primero, en 1440, a la edad de 15 años, se casó con Blanca II de Navarra. La pareja estuvo casada durante unos trece años antes de que el matrimonio fuera anulado debido a que Enrique era impotente, por lo que presumiblemente el matrimonio con Blanca nunca se consumó. La impotencia de Enrique fue achacada a una maldición. Curiosamente, esa maldición, según Enrique, sólo afectó a su capacidad para consumar su matrimonio con Blanche. Otras mujeres no eran un problema. La maldición y su explicación fueron aceptadas por el Papa Nicolás V, que emitió una bula en diciembre de 1453 que permitía a Enrique casarse con Juana de Portugal. Curiosamente, es posible que Blanche y Enrique siguieran en buenos términos después de la anulación, porque Blanche declaró a Enrique su protector en 1463 y le dio la oportunidad de reclamar el Trono de Navarra.

Quizá te interese  ¿Dónde se encuentra Indonesia?
¿Por qué la llamaban Juana la Beltraneja?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad