¿Qué derechos tenian las mujeres en la antigua Roma?

¿Qué derechos tenian las mujeres en la antigua Roma?

Portia murió cuando

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  “Ciudadanía romana” – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (marzo de 2014) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

La ciudadanía romana era un requisito para alistarse en las legiones romanas, pero a veces se ignoraba. Los soldados ciudadanos podían ser golpeados por los centuriones y los oficiales superiores por razones relacionadas con la disciplina. Los no ciudadanos se unían a los Auxilia y obtenían la ciudadanía a través del servicio.

El Orador, c. 100 a.C., una escultura de bronce etrusco-romana que representa a Aule Metele (latín: Aulus Metellus), un hombre etrusco que lleva una toga romana mientras se dedica a la retórica; la estatua presenta una inscripción en alfabeto etrusco

El creciente descontento con los derechos concedidos a los socii y con las crecientes demandas de mano de obra de las legiones (debido a la prolongada Guerra Jugurthine y a la Guerra Cimbria) condujo finalmente a la Guerra Social del 91-87 a.C. en la que los aliados italianos se rebelaron contra Roma.

Política romana

Vibia Sabina (hacia el año 136 d.C.) era sobrina nieta del emperador Trajano y se convirtió en la esposa de su sucesor Adriano; a diferencia de otras emperatrices, desempeñó un escaso papel en la política de la corte y se mantuvo independiente en la vida privada, sin tener hijos y buscando la gratificación emocional en las relaciones amorosas[1].

Las mujeres nacidas libres en la antigua Roma eran ciudadanas (cives),[2] pero no podían votar ni ocupar cargos políticos[3] Debido a su limitado papel público, los historiadores romanos nombran a las mujeres con menos frecuencia que a los hombres. Sin embargo, aunque las mujeres romanas no tenían poder político directo, las que pertenecían a familias ricas o poderosas podían ejercer, y de hecho lo hacían, su influencia a través de negociaciones privadas[4]. [4] Entre las mujeres excepcionales que dejaron una huella innegable en la historia se encuentran Lucrecia y Claudia Quinta, cuyas historias adquirieron un significado mítico; mujeres feroces de la época republicana como Cornelia, madre de los Gracos, y Fulvia, que comandó un ejército y emitió monedas con su imagen; mujeres de la dinastía Julio-Claudia, entre las que destacan Livia (58 a.C.-29 d.C.) y Agripina la Joven (15 d.C.-59 d.C.), que contribuyeron a la formación de las costumbres imperiales; y la emperatriz Helena (c. 250 -330 d.C.), impulsora del cristianismo[5].

Quizá te interese  ¿Qué zona había sido ocupada por el bando contrario?

Mos maiorum

Al comenzar a examinar el amplio y polifacético tema del papel de la mujer en la sociedad de la Antigua Roma, lo más importante es recordar que, tanto si se trata de la esposa de un agricultor, como de una prostituta, una diosa o una emperatriz, se les mira a través de los ojos de un hombre. No hay ni una sola voz femenina que resuene a lo largo de la historia, contando la historia de su género y cómo se sentían en su posición en la sociedad. En su lugar, sólo hay voces rotundamente masculinas, que retratan las expectativas y transmiten a las mujeres como el fracaso o la satisfacción de éstas. Dicho esto, disponemos de suficiente variedad dentro de nuestras fuentes masculinas para recopilar una concepción bastante precisa de cómo era la vida de las mujeres en el Gran Imperio Romano. Es posible recurrir a la literatura romana y a los escritos de Plinio, Cicerón, Livio y otros para obtener la visión más precisa de las mujeres, pero también se puede recurrir a los retratos y esculturas, en su mayoría de diosas, que son clave para descifrar qué valores se esperaba que encarnaran las mujeres. Una gran cantidad de panegíricos nos permite entender cómo las mujeres eran recordadas por sus familiares y algunos elementos de la arquitectura romana nos ofrecen una ventana a la vida cotidiana de las mujeres romanas. Construcciones como la casa romana, que no ofrece habitaciones separadas para las mujeres, revelan hasta qué punto las vidas masculina y femenina estaban integradas en la esfera privada.

El matrimonio romano

Las mujeres eran el centro del hogar.    La esposa del tutor era la responsable de cuidar el hogar y la familia.    La esposa del tutor también era responsable de enseñar a todas las mujeres más jóvenes a cocinar, coser, ser buenas esposas y llevar un hogar.

Quizá te interese  ¿Quién fue César Augusto en el Imperio Romano?

Las cosas cambiaron un poco después de que Roma se convirtiera en un imperio.    Las mujeres obtuvieron el derecho a dirigir negocios.    Podían poseer tierras, liberar esclavos e incluso conseguir un trabajo remunerado.    Aunque todavía se las consideraba bajo la tutela del padre o del marido, tenían muchos más derechos que antes.

¿Qué derechos tenian las mujeres en la antigua Roma?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad