¿Qué paso entre turcos y armenios?

¿Qué paso entre turcos y armenios?

Población armenia en el imperio otomano

En abril, la Casa Blanca reconoció el genocidio armenio, marcando un hito en la política exterior armenia. El Ministerio de Asuntos Exteriores armenio incluye el reconocimiento del genocidio como una de sus principales prioridades políticas, y los armenios de todo el mundo llevan mucho tiempo presionando a la comunidad internacional para conseguir este fin. Ahora, la gran cuestión a la que se enfrentan Armenia y los armenios, incluidos los de la diáspora, es hacia dónde dirigirse. En la actualidad, más de 30 gobiernos reconocen las deportaciones y masacres perpetradas por las autoridades otomanas en 1915 como un genocidio, y se debate cómo Armenia -y otras sociedades que han sufrido un trauma- puede y debe seguir conmemorando el pasado de forma ética.

Algunos sugieren que Armenia debería presionar para que otros países reconozcan el genocidio, con el objetivo de obligar a Turquía -que se ha resistido durante mucho tiempo- a seguir su ejemplo. Pero aunque este enfoque es comprensiblemente atractivo, puede ser un error estratégico a largo plazo. Para que Ereván y la diáspora promuevan mejor los intereses del pueblo armenio, deben reorientar su diplomacia, pasando de presionar a la comunidad internacional en general a transformar las relaciones con el Estado turco y, sobre todo, con la sociedad turca. Inevitablemente, esto requerirá cierta flexibilidad en lo que se refiere a la concepción del pasado por parte de Armenia. Pero hay razones tanto prácticas como morales por las que la flexibilidad en nombre del acercamiento a Turquía es el paso correcto.

Guerra turco-armenia

El Imperio Otomano gobernó durante más de setecientos años toda Anatolia y partes importantes de Europa, el norte de África, el Cáucaso y Oriente Medio. Las tierras que fueron dominios otomanos comprenden hoy más de 30 naciones independientes.

Quizá te interese  ¿Cómo comunicarse con la Casa Blanca?

Un siglo de conflictos cada vez mayores, que comenzó aproximadamente en 1820 y culminó con la fundación de la República de Turquía en 1923, caracterizó la desintegración del Imperio Otomano. El Imperio Otomano participó en no menos de una docena de guerras nombradas, casi todas en detrimento del imperio y de sus ciudadanos. El imperio se contrajo frente a la embestida de los invasores externos y los movimientos independentistas internos. En este contexto -un imperio en peligro que libra y pierde batallas en frentes remotos y dispares, aferrándose a continuar un reinado de más de siete años- debe entenderse la trágica experiencia de los armenios otomanos de Anatolia oriental. Porque durante estos últimos días del Imperio Otomano murieron millones de personas, tanto musulmanas como judías y cristianas.

Países que reconocen a Armenia

El genocidio armenio se refiere a la aniquilación física del pueblo cristiano armenio que vivía en el Imperio Otomano desde la primavera de 1915 hasta el otoño de 1916. Había aproximadamente 1,5 millones de armenios viviendo en el Imperio. Al menos 664.000 y posiblemente hasta 1,2 millones murieron durante el genocidio. Los armenios llaman a estos acontecimientos Medz Yeghern (el gran crimen) o Aghet (catástrofe).

Las autoridades otomanas, apoyadas por tropas auxiliares y civiles, cometieron la mayoría de los asesinatos de 1915-16. El gobierno, controlado por el Comité de Unión y Progreso (CUP; también llamado los Jóvenes Turcos), tenía como objetivo consolidar el dominio musulmán turco en la región de Anatolia oriental eliminando la considerable población armenia que había allí.

Entre 1915 y 16, los otomanos mataron a un gran número de personas en fusilamientos masivos; muchas otras murieron durante las deportaciones masivas debido al hambre, la deshidratación, la exposición y las enfermedades. Además, decenas de miles de niños armenios fueron apartados a la fuerza de sus familias y convertidos al Islam.

Quizá te interese  ¿Qué pasó con los alaños?

Origen de los armenios

A la victoria militar turca siguió la ocupación y sovietización del resto de Armenia por parte de la Rusia soviética. El Tratado de Moscú (1921) entre la Rusia Soviética y la Gran Asamblea Nacional de Turquía (marzo de 1921) y el idéntico Tratado de Kars (octubre de 1921) completaron la partición efectiva de Armenia entre Turquía y la Rusia Soviética.

Con la disolución del Imperio Ruso tras la revolución de febrero de 1917 y de la Federación Transcaucásica en mayo de 1918, los armenios del Cáucaso Meridional declararon su independencia y establecieron formalmente la Primera República de Armenia[11]. En sus dos años de existencia, la pequeña república, con capital en Ereván, se vio acosada por una serie de problemas debilitantes, desde feroces disputas territoriales con sus vecinos hasta una espantosa crisis de refugiados[12].

El problema más agobiante de Armenia era su disputa con su vecino del oeste, el Imperio Otomano. Los otomanos habían matado hasta un millón de armenios y debilitado el país durante el Genocidio Armenio. Aunque los ejércitos del Imperio Otomano acabaron ocupando el Cáucaso Meridional en el verano de 1918 y estaban preparados para aplastar a la república, Armenia resistió hasta finales de octubre, cuando el Imperio Otomano capituló ante las potencias aliadas. Aunque el Imperio Otomano fue parcialmente ocupado por los Aliados, éstos no retiraron sus fuerzas de la frontera ruso-turca de antes de la guerra hasta febrero de 1919 y mantuvieron muchas tropas movilizadas a lo largo de esta frontera[13].

¿Qué paso entre turcos y armenios?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad