¿Qué problemas tuvo que enfrentarse el rey Carlos I en la península?

Duque de Wellington

Mayo de 1808: 165,103[2]Noviembre de 1808: 244.125[2]Febrero de 1809: 288.551[2]Enero de 1810: 324.996[7]Julio de 1811: 291.414[5]Junio de 1812: 230.000[5]Octubre de 1812: 261.933[5]Abril de 1813: 200.000[5]Bajas y pérdidas

La Guerra Peninsular (1807-1814) fue el conflicto militar librado en la Península Ibérica por España, Portugal y el Reino Unido contra las fuerzas invasoras y ocupantes del Primer Imperio Francés durante las Guerras Napoleónicas. En España, se considera que se solapa con la Guerra de la Independencia española[d] La guerra comenzó cuando los ejércitos francés y español invadieron y ocuparon Portugal en 1807 pasando por España, y se intensificó en 1808 después de que la Francia napoleónica ocupara España, que había sido su aliada. Napoleón Bonaparte forzó las abdicaciones de Fernando VII y de su padre Carlos IV y luego instaló a su hermano José Bonaparte en el trono español y promulgó la Constitución de Bayona. La mayoría de los españoles rechazaron el dominio francés y libraron una sangrienta guerra para derrocarlos. La guerra en la península duró hasta que la Sexta Coalición derrotó a Napoleón en 1814, y está considerada como una de las primeras guerras de liberación nacional y es significativa por la aparición de la guerra de guerrillas a gran escala.

Puritanos

Luego gobernó un inmenso territorio que incluía las colonias españolas en México y Sudamérica, en las que “nunca se pone el sol”. En 1526 se casó con su prima hermana Isabel de Portugal y fue coronado emperador por el Papa en 1530.

El Emperador se dedicó a defender la fe católica. En primer lugar, convocó a Lutero a la Dieta de Worms en 1521; fue expulsado del Imperio, pero se le concedió un salvoconducto para que regresara a su casa, como se le había prometido previamente.

Quizá te interese  ¿Quién redactó el Estatuto de Bayona?

En estos tiempos revueltos, en los que el movimiento de la Reforma cobraba impulso, los príncipes alemanes decidieron luchar por la autonomía de sus Estados, mientras que los campesinos aprovecharon la oportunidad para rebelarse.

En 1530, Carlos convocó la Dieta de Augsburgo para poner fin a los problemas de las luchas religiosas. Los príncipes alemanes le presentaron la Confesión de Augsburgo, redactada por Melanchthon, pero consideró que no podía aceptarla.

Los príncipes del norte de Alemania que habían sido conquistados por la Reforma crearon en 1531 la Liga de Esmalcalda, con Felipe de Hesse, aliado de Francisco I de Francia, a la cabeza. Carlos V les ordenó volver a la jurisdicción episcopal y devolver las posesiones de la Iglesia, pero sin éxito.

Gibraltar

La España heredada por Carlos IV daba pocos indicios de inestabilidad,[1] pero durante su reinado, España entró en una serie de alianzas desventajosas y su régimen buscó constantemente efectivo para hacer frente a las exigencias de la guerra. Detestaba a su hijo y heredero Fernando, que lideró la infructuosa Conspiración de El Escorial y posteriormente forzó la abdicación de Carlos tras el Tumulto de Aranjuez en marzo de 1808, junto con la destitución de su ampliamente odiado primer ministro Manuel de Godoy. Llamado a Bayona por Napoleón Bonaparte, que obligó a Fernando VII a abdicar, Carlos IV también abdicó, allanando el camino para que Napoleón colocara a su hermano mayor José Bonaparte en el trono de España. El reinado de Carlos IV supuso un importante punto de inflexión en la historia de España[2].

Carlos era el segundo hijo de Carlos III y su esposa, María Amalia de Sajonia. Nació en Nápoles (11 de noviembre de 1748), mientras su padre era rey de Nápoles y Sicilia. Su hermano mayor, Don Felipe, fue descartado para ambos tronos, debido a sus problemas de aprendizaje y epilepsia. En Nápoles y Sicilia, Carlos era conocido como el Príncipe de Tarento[3] y se le llamaba El Cazador, debido a su preferencia por el deporte y la caza, más que por los asuntos de Estado. Muchos consideraban que Carlos era amable, pero de mente sencilla[4].

Quizá te interese  ¿Donde está ubicada la estatua de Hachiko?

Batalla de Waterloo

La Reconquista es un periodo de la historia de la Península Ibérica que abarca aproximadamente 770 años, entre la conquista inicial de Hispania por los omeyas en el año 710 y la caída del Emirato de Granada, el último estado islámico de la península, a manos de los reinos cristianos en expansión en 1492. Los historiadores marcan tradicionalmente el inicio de la Reconquista con la batalla de Covadonga (muy probablemente en el año 722), y su final se asocia con la colonización portuguesa y española de las Américas.

La conquista islámica árabe había dominado la mayor parte del norte de África en el año 710 de la era cristiana. En el 711, una partida de incursión islámica bereber, dirigida por Tariq ibn Ziyad, fue enviada a Iberia para intervenir en una guerra civil en el reino visigodo. El ejército de Tariq cruzó el estrecho de Gibraltar y obtuvo una victoria decisiva en el verano de 711, cuando el rey visigodo Roderic fue derrotado y muerto en la batalla de Guadalete. El comandante de Tariq, Musa, cruzó rápidamente con refuerzos árabes, y en el 718 los musulmanes controlaban casi toda la Península Ibérica. El avance hacia Europa occidental sólo fue detenido en lo que hoy es el centro-norte de Francia por los francos germánicos occidentales en la batalla de Tours en el 732.

¿Qué problemas tuvo que enfrentarse el rey Carlos I en la península?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad