¿Qué une a España y Marruecos?

¿Qué une a España y Marruecos?

Gran Marruecos

Nuestro último fin de semana aquí en Marruecos, curiosamente, no lo pasamos en Marruecos. Hicimos un viaje de 3 días a Granada para comprobar la influencia árabe en la cultura y la arquitectura en España. Después de pasar un mes en Marruecos, fue definitivamente un choque cultural ir a una ciudad europea; pero también es tan fascinante que podamos subirnos a un ferry y estar en otro país/continente en menos de una hora.

A pesar de su proximidad, Marruecos y España son increíblemente diferentes en cuanto a idioma, paisaje y cultura. A pesar de que los árabes gobernaron en España durante ocho siglos, la influencia árabe no era tan prominente en España como la española en Marruecos, lo cual era inesperado. Me intrigó saber que muchas palabras españolas proceden del árabe.

Y como hay tantos hispanohablantes en Marruecos, esperaba que al menos algunas personas hablaran árabe en España. No hubo tanta suerte.  Por lo tanto, fue un reto para mí comunicarme, ¡ya que no sé realmente español! Me dio un poco de nostalgia por Marruecos y por los arabófonos.

Melilla

Si se amplía mucho el mapa de Marruecos, se verá una pequeña porción de tierra que no pertenece a Marruecos. Pertenece a España. Es una pequeña ciudad llamada Melilla. Y es uno de los dos enclaves españoles en Marruecos, que marca la única frontera terrestre de Europa con África.

Justo fuera de este obstáculo, en los bosques que rodean Melilla, se encuentran campamentos improvisados, construidos con restos de lona y basura. En ellos viven africanos subsaharianos que esperan su momento, preparándose para el día en que intenten saltar esta barrera y pisar suelo europeo, donde esperan encontrar una vida mejor y beneficiarse de los programas de protección de inmigrantes de la Unión Europea.

Quizá te interese  ¿Cuál es el mes del año qué determina el año bisiesto?

Estos migrantes son un puñado de los millones que abandonan sus países en África y Oriente Medio con la esperanza de llegar a Europa. En los últimos años, un número récord de desplazados huye de la guerra, el hambre y la violencia política. Toman muchos caminos, cada uno tan peligroso como el siguiente (y en muchas partes de Europa se enfrentan a una recepción cada vez más hostil por parte de naciones que simplemente no los quieren).

La conquista musulmana de España

El año 2020 va a terminar de la misma manera que empezó en las relaciones entre Marruecos y España: con fricciones. Si a principios de año la cuestión era marítima, la soberanía marroquí sobre las aguas cercanas a las Islas Canarias, ricas en yacimientos de telurio, las fricciones se deben ahora a las recientes declaraciones del primer ministro alauí -Saadedin Otmani- sobre la soberanía marroquí sobre Ceuta y Melilla.

Si bien es cierto que esta reivindicación es propia del nacionalismo marroquí, que ha sido motivo de fricción en el pasado (como ocurrió en diciembre de 2010 tras la condena del Congreso de los Diputados al desalojo de un campamento saharaui en El Aauín y en 2007 con la visita de los Reyes eméritos a Ceuta y Melilla) y que Marruecos se encuentra en un momento dulce de su política exterior tras el respaldo de la administración Trump a su control sobre el Sahara Occidental, Este frente debe su auge a una serie de acciones derivadas de la reacción del actual gabinete español ante la reciente escalada de tensión entre Rabat y el Polisario, especialmente el posicionamiento del socio de la coalición en el conflicto del Sahara Occidental.

Quizá te interese  ¿Cómo funciona el telescopio de Galileo?

Marruecos

Tras cruzar el Estrecho de Gibraltar en el año 711, los musulmanes del norte de África, dirigidos por el comandante omeya Tariq ibn Ziyad, se apoderaron del reino visigodo de Hispania en el marco de la conquista islámica de la Península Ibérica [3]. [En las primeras generaciones posteriores a la conquista, el romance africano (que se considera parte de una continuidad con el romance ibérico) que presumiblemente hablaban los invasores bereberes puede haber facilitado la comunicación con la población nativa,[4] antes de la arabización de ésta. Tras la toma del califato omeya por parte de los abasíes, una rama de los omeyas estableció en la Península Ibérica un sistema político islámico independiente centrado en Córdoba (inicialmente un emirato y más tarde un califato), que duró hasta su desaparición a principios del siglo XI y su consiguiente sustitución por efímeros estados islámicos. En el siglo X, Córdoba llevó a cabo una política expansionista para ampliar su influencia en el Magreb, en lucha contra el Imperio Fatimí[5][6].

Detalle de la Cantiga de Santa María #181. Representa un “milagro” durante la exitosa defensa de Marrakech en 1261-62 por parte del gobernante almohade Al-Murtada (con ayuda de las milicias cristianas de la Península Ibérica representadas en la ilustración) ante el asedio del gobernante meriní Abu Yusuf[7].

¿Qué une a España y Marruecos?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad