¿Quién promulgó la Constitución de 1828?

¿Quién promulgó la Constitución de 1828?

La anulación del Estado

La Crisis de la Nulificación de 1832-1833 comenzó con la aprobación del Arancel de 1828 (más conocido como el Arancel de las Abominaciones) que pretendía proteger los productos industriales de la competencia de las importaciones extranjeras. Los aranceles son impuestos que se aplican a las importaciones y están diseñados para aumentar artificialmente los precios de los productos extranjeros con el fin de dar una ventaja competitiva a las industrias nacionales que fabrican los mismos productos. El Arancel de 1828 se aprobó en respuesta a las presiones de los fabricantes del norte, que argumentaban que necesitaban protección frente a la competencia británica para ampliar las industrias nacientes de Estados Unidos. Estos fabricantes y sus aliados políticos argumentaban que sin un arancel protector, y una industria independiente, Estados Unidos seguiría siempre en una relación colonial con Europa. Para ellos, la competencia era mucho más que aumentar los beneficios de los empresarios del norte; era una medida necesaria para asegurar la independencia y la prosperidad de la nación.

Los aranceles protectores no eran un invento nuevo. El primero se aprobó en 1789 y establecía un impuesto del 5% sobre la mayoría de los productos importados. El poder del Congreso para aprobar aranceles se basa en el Artículo I, Sección 8, Cláusulas 1 y 3 de la Constitución de Estados Unidos, que establece lo siguiente “El Congreso tendrá la facultad de establecer y recaudar impuestos, derechos, gravámenes y arbitrios para pagar las deudas y proveer a la defensa común y al bienestar general de los Estados Unidos”, y “El Congreso tendrá la facultad… de regular el comercio con las naciones extranjeras”. Para regular el comercio con las naciones extranjeras”.

Compromiso de Missouri

Andrew Jackson Durante varios años se habían impuesto aranceles a todos los productos importados como “protección” a los fabricantes estadounidenses. Esto fue resentido por el Estado de Carolina del Sur, cuya economía descansaba principalmente en la agricultura. Indignada por el arancel de julio de 1832, la Asamblea Legislativa de Carolina del Sur convocó una convención para decidir qué debía hacerse. En noviembre de ese año, la Convención adoptó una Ordenanza de Nulidad, que declaraba nula la ley arancelaria en Carolina del Sur, y exigía a todos los funcionarios del Estado que prestaran un juramento de lealtad al Estado y a la Ordenanza. Prohibía a cualquier juez tomar conocimiento de cualquier caso que desafiara la Ordenanza. En su memorable proclamación del 10 de diciembre de 1832 contra esta ley inconstitucional, el presidente Andrew Jackson revisó toda la cuestión de los derechos de los Estados. Un arancel de compromiso en 1833 evitó el peligro de un enfrentamiento entre el Gobierno Federal y un Estado, pero las doctrinas de la anulación y la secesión continuaron asolando la Nación.

Quizá te interese  ¿Qué es Nobunaga?

Y considerando que, por dicha ordenanza, se ordena además que, en ningún caso de derecho o equidad, decidido en los tribunales de dicho Estado, en el que se cuestione la validez de dicha ordenanza, o de las leyes de la legislatura que puedan ser aprobadas para darle efecto, o de las mencionadas leyes de los Estados Unidos, no se permitirá ninguna apelación a la Corte Suprema de los Estados Unidos, ni se permitirá o autorizará ninguna copia del expediente para ese propósito; y que cualquier persona que intente presentar dicha apelación, será castigada como si fuera un desacato al tribunal:

Ley de expulsión de los indios

La “democracia jacksoniana” se refiere al periodo de tiempo (aproximadamente entre 1828 y 1840) dominado por la controvertida presidencia de Andrew Jackson (1829-1837). Jackson, un occidental y héroe de la batalla de Nueva Orleans (1815), se presentó a la presidencia en 1824, pero perdió ante John Quincy Adams. Volvió a presentarse en 1828 y ganó por goleada.

La democracia jacksoniana fue el movimiento político hacia una mayor democracia para el hombre común. Las políticas de Jackson seguían a la democracia jeffersoniana, que había dominado la era política anterior. El Partido Demócrata-Republicano de los jeffersonianos se había dividido en facciones en la década de 1820, y los partidarios de Jackson comenzaron a formar el moderno Partido Demócrata; lucharon contra las facciones rivales de Adams y antijacksoniana, que pronto surgieron como los Whigs.

Mientras que los jeffersonianos favorecían a los hombres educados (aunque se oponían a las élites heredadas), los jacksonianos daban poca importancia a la educación. Los Whigs fueron los herederos de la democracia jeffersoniana en cuanto a la promoción de las escuelas y colegios. A diferencia de la época jeffersoniana, la democracia jacksoniana promovió la fuerza de la presidencia y el poder ejecutivo a expensas del Congreso, al tiempo que buscaba ampliar la participación del público en el gobierno. Los jacksonianos exigían jueces elegidos (no nombrados) y reescribieron muchas constituciones estatales para reflejar estos nuevos valores. Por lo general, tanto los jacksonianos como los whigs estaban de acuerdo en que debían evitarse las batallas sobre la esclavitud.

Quizá te interese  ¿Qué es una dama ibera?

Sistema de despojo

Si la doctrina de un veto estatal sobre las leyes de la unión lleva consigo la evidencia interna de su absurdo impracticable, nuestra historia constitucional también ofrecerá abundantes pruebas de que habría sido repudiada con indignación, si se hubiera propuesto para formar una característica de nuestro gobierno. …

Considero, entonces, que la facultad de anular una ley de los Estados Unidos, asumida por un Estado, es INCOMPATIBLE CON LA EXISTENCIA DE LA UNIÓN, CONTRADICTA EXPRESAMENTE POR LA LETRA DE LA CONSTITUCIÓN, NO AUTORIZADA POR SU ESPÍRITU, INCONSTITUCIONAL CON TODOS LOS PRINCIPIOS EN LOS QUE SE FUNDÓ, Y DESTRUCTIVA DEL GRAN OBJETIVO PARA EL QUE SE FORMÓ.

La siguiente objeción es que las leyes en cuestión operan de manera desigual. Esta objeción puede hacerse con verdad a todas las leyes que han sido o pueden ser aprobadas. La sabiduría del hombre nunca ha ideado un sistema de impuestos que funcione con perfecta igualdad. Si el funcionamiento desigual de una ley la hace inconstitucional, y si todas las leyes de esa descripción pueden ser derogadas por cualquier estado por esa causa, entonces la constitución federal no merece el más mínimo esfuerzo para su preservación. …

¿Quién promulgó la Constitución de 1828?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad