¿Cómo funciona una olla a presión?

¿Cómo funciona una olla a presión?

Olla a presión clasificada

Las ollas a presión son un práctico electrodoméstico de cocina que se utiliza para cocinar los alimentos rápidamente con el poder de la presión del vapor. Incluso sin presión, el vapor conduce el calor y cocina más rápido que el aire seco, pero al aumentar la presión, el vapor puede elevarse por encima de su temperatura máxima habitual y cocinar aún más rápido. Estos factores hacen que la cocción a presión con vapor sea más rápida que el horneado, la cocción al vapor o el hervido.

La primera olla a presión fue diseñada por Denis Papin, un físico francés. Llamó a esta olla “digestor de vapor” y presentó el invento a la Royal Society de Londres en 1681, donde le valió ser miembro de la sociedad. La primera patente de una olla a presión se concedió a Georg Gutbrod en España en 1919, pero no fue hasta que Alfred Vischler presentó su olla a presión en la Feria Mundial de 1938 que comenzó la producción comercial para uso doméstico. Desde entonces, las ollas a presión son muy apreciadas por su capacidad de ahorro de tiempo y energía.

Hervir y cocer al vapor ya son métodos de cocción excelentes porque el agua es mucho mejor conductor del calor que el aire. Para demostrarlo, piense que puede meter fácilmente la mano en un horno a 200 F sin que se queme, pero si metiera la mano en una olla de agua hirviendo (212 F), se quemaría inmediatamente. Esto se debe a que el agua (o el vapor) conduce la energía (el calor) muy bien, mientras que el aire no lo hace. El factor limitante de cocinar con agua o vapor es la temperatura máxima.

Quizá te interese  ¿Quién inventó Josper?

Cómo abrir la tapa de la olla a presión

La cocina a presión es un método de cocción muy antiguo que ha experimentado un reciente resurgimiento gracias a una nueva generación de ollas que prometen un camino rápido, de preparar y olvidarse de la cena. Estos aparatos, ya sean eléctricos o de cocina, son todos mucho más seguros que los de hace décadas (que tendían a explotar), con mecanismos para evitar que acumulen demasiada presión. Sin embargo, si se lee atentamente el manual de instrucciones, se encontrará una precaución importante a la hora de cocinar a presión: añadir agua. El agua y la cocina a presión van de la mano. De hecho, es el agua la que ayuda a generar el entorno de alta presión que hace que los alimentos se cocinen más rápido.

La mayoría de las instrucciones de las ollas a presión indican una cantidad mínima de agua necesaria para cocinar a presión incluso una pequeña cantidad de alimentos. En el interior de la olla a presión herméticamente cerrada, el agua se calienta y acaba convirtiéndose en vapor. Como el vapor no puede escapar, se acumula sobre los alimentos. Todas esas moléculas de agua atrapadas aumentan la presión dentro de la olla.

Caldo de pollo en olla a presión

Con tanta gente buscando nuevas formas de hacer la cena más rápidamente en estos días, es una maravilla que las ollas a presión no sean más populares. Estas ollas reducen radicalmente los tiempos de cocción, haciendo posible cocinar granos enteros, frijoles, e incluso guisos que calientan el alma en una noche de semana. Además, las ollas a presión actuales son muy seguras y fáciles de usar.

Una olla a presión se parece a una olla normal, pero tiene una tapa modificada que se cierra sobre una junta de goma para crear un sello. La olla funciona elevando la temperatura del agua hirviendo, con lo que se acelera el tiempo que se tarda en hervir, guisar o cocer al vapor. Para utilizar una olla a presión, hay que poner los alimentos en la olla con algo de líquido -por lo general, un mínimo de 2 tazas para crear una presión de vapor suficiente. Una vez que se cierra la tapa y se pone la olla a fuego alto, el vapor se desarrolla en la olla y no puede escapar. El vapor atrapado aumenta la presión atmosférica dentro de la olla en 15 libras por pulgada cuadrada (psi), o 15 libras por encima de la presión normal a nivel del mar. Con esa presión, el punto de ebullición del agua aumenta de 212 °F a 250 °F. Esta temperatura más alta es la que cocina los alimentos más rápidamente. Una vez que la olla ha alcanzado la máxima presión, normalmente indicada por un manómetro o una varilla emergente en la tapa, se abre una válvula de descarga que deja salir el vapor en un flujo regulado para mantener una temperatura constante dentro de la olla.

Quizá te interese  ¿Como contestar WhatsApp en reloj Michael Kors?

Fallos de la olla a presión

Pero muchos de nosotros también tenemos recuerdos de nuestras abuelas cocinando en sus ollas a presión (¿recuerdas el sonido de la ruidosa válvula?).    Ahora estamos aprendiendo por qué es una forma tan buena de hacer la comida.

La cocción a presión es, en su nivel más básico, un método de cocción de alimentos con vapor. La olla a presión existe desde el año 1600, cuando fue inventada por el francés Denis Papin. Originalmente se llamaba “Digestor”, lo que sinceramente suena bastante poco apetecible. La tecnología ha evolucionado en los últimos 400 años y ahora tenemos opciones mucho más seguras que las primeras versiones.

Funciona creando presión de vapor en una olla sellada. El vapor se acumula en el interior y crea una alta presión que ayuda a que los alimentos se cocinen más rápidamente. Una válvula en la parte superior de la olla controla la presión del vapor en el interior.

Elija la olla a presión que más le convenga Con tantos tipos de ollas a presión disponibles hoy en día, elegir la adecuada puede resultar desalentador. Hay 3 factores que hay que tener en cuenta a la hora de hacer la compra:

¿Cómo funciona una olla a presión?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad