¿Cómo se llama el pueblo del cocido maragato?

¿Cómo se llama el pueblo del cocido maragato?

Maragatería

La comarca de la maragatería está situada al suroeste de la provincia de León. Sus lugareños son conocidos como “maragatos” nombre que proviene de la palabra latina “mercator” porque durante siglos los habitantes de esta zona fueron arrieros y se dedicaron, por tanto, al transporte de mercancías con carros tirados por mulas a lo largo de toda la península. La toponimia de la zona no refleja la palabra Maragatería en ningún pueblo, sin embargo es frecuente encontrar la palabra Somoza. Este era el nombre original de la comarca que proviene de la palabra latina “submontium”, es decir, debajo de la montaña, porque toda la comarca está en las proximidades del monte Teleno. Se supone que la palabra “maragato” no era el demónimo (término que se refiere a los nativos o habitantes de un lugar determinado) de la zona, sino que era un apelativo que otras personas daban a los lugareños de la región debido a la actividad artesanal de comerciantes y mercaderes que se realizaba hasta que el ferrocarril acabó con este tipo de vida en el siglo XIX.

Es por tanto la comarca de la Maragatería, como muchas de sus costumbres y tradiciones, misteriosa en el origen de su nombre, de sus gentes, de su folclore y ritos tradicionales, pero a la vez fascinante por la singularidad y amplia oferta que ofrece al visitante. Podremos conocer más a fondo los tesoros etnográficos de la región en el Museo de la Arriería de Santigomillas.

Castrillo de los polvazares

La razón por la que es tan atractivo es que todos los edificios están hechos de ladrillos rojos. No hay carreteras de asfalto. Los antiguos caminos empedrados, las antiguas puertas y las calles de tierra se conservan para mantener el aspecto desgastado del pueblo.

Quizá te interese  ¿Qué altura tienen los Picos de Europa?

De hecho, Castrillo conserva su arquitectura original desde el siglo XVI. A los habitantes no les importa que la mayoría de las casas sean viejas y arrugadas. Para ellos, eso sólo añade encanto al pueblo.

El pueblo está a menos de una hora de la ciudad de León y se encuentra en uno de los cruces turísticos más importantes de España. Si se llega desde la Ruta de la Plata o el Camino de Santiago, hay que tomar la salida a Castrillo, donde se encuentra a sólo 50 metros de la carretera principal.

La Ruta de la Plata es una visita obligada para los aficionados a España. Le lleva a cruzar España, de norte a sur, o viceversa. En los más de ochocientos kilómetros de la calzada romana, encontrará una hermosa naturaleza, lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, plata, oro y, por supuesto, Castrillo.

El Camino de Santiago es el nombre del camino de peregrinación hacia el santuario del apóstol Santiago el Mayor. Se supone que el apóstol está enterrado en la Catedral de Santiago de Compostela, en España. Muchos emprenden esta ruta para poder crecer espiritualmente. Un desvío a Castrillo seguramente contribuirá a su bienestar mental.

Maragatos España

Pero, vayamos al grano, ¿dónde se puede disfrutar del mejor cocido de la capital? Desde Bastardo hemos querido hacer una selección de restaurantes donde probar este plato de cuchara, desde los más baratos hasta los más tradicionales y famosos de la ciudad. Además, los mejores lugares para comer cocido madrileño no están lejos del hostal más cool de todo Madrid. ¿Vienes a descubrirlos?

Quizá te interese  ¿Qué tal es la zona del Arenal en Mallorca?

Fundada en 1870, es una de las tabernas más antiguas de Madrid y sirven, para muchos, el mejor cocido de la capital. Situada en la zona más tranquila de los Austrias madrileños, este plato se sirve en cuencos individuales de barro artesanal y se cuece en hornos de leña. También te sirven el tradicional tomate natural con comino como guarnición para tomar con el cocido. La Bola es, sin duda, la taberna por excelencia donde se puede degustar este maravilloso cocido.Como dato curioso, esta taberna sirvió en su día el cocido favorito de la Corona, ya que era el preferido de la Infanta Isabel y del Rey Alfonso XII. Era tan popular en aquella época que la gente hacía cola e incluso disfrutaba de los platos sentada en las calles aledañas al local. Si quieres un final muy dulce, su especialidad de postre son unos deliciosos buñuelos de manzana.

Maragatos y chimangos

España, en invierno, es un país de guisos. Prácticamente cada región tiene el suyo, que es el mismo en todas (básicamente, caldo, carnes y verduras) con alguna ligera variación. En La Maragatería León, la peculiaridad es que se come al revés: primero la carne, luego las verduras y por último la sopa . Hay varias teorías sobre esta costumbre. La más fiable es que proviene de los arrieros que iban de pueblo en pueblo para vender todo tipo de productos y que llevaban fiambreras con la comida. Cuando se calentaba, comían primero la carne para que no se enfriara y terminaban con la sopa.

Otra teoría, quizá más fantasiosa pero desde luego menos prosaica y mucho más épica, se refiere a las guerras napoleónicas. En las casas maragatas, mientras los hombres trabajaban en el campo, las mujeres preparaban la comida. Cuando estaba lista, les avisaban haciendo sonar un objeto metálico y acudían a la llamada. Pero también lo hacían los astutos y hambrientos soldados franceses, que solían pillarlas comiendo la sopa y se apoderaban de los siguientes turnos. Así que dieron la vuelta a la orden para dejar la parte líquida a los invasores . Aunque lo primero es probablemente cierto, lo segundo es mucho más bonito.

Quizá te interese  ¿Qué ver en Vejer en un día?
¿Cómo se llama el pueblo del cocido maragato?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad