¿Qué es la beatificación?

¿Qué es la beatificación?

Beatificación definición iglesia católica

La beatificación y la canonización son actos de la Iglesia Católica Romana que declaran que una persona fallecida llevó una vida santa. Las personas que aún viven pueden solicitar la beatificación (si se trata de un beato) o la canonización (si…

La beatificación (del latín beatus, bendito) es el reconocimiento que la Iglesia Católica otorga a una persona fallecida para que entre en el Cielo y pueda interceder por las personas que recen en su nombre (intercesión de los santos). La beatificación es el tercero de los cuatro pasos del proceso de canonización. Una persona que es beatificada recibe en inglés el título de “Blessed”.

La canonización es el acto por el cual la Iglesia católica o la Iglesia ortodoxa oriental declaran santa a una persona fallecida y la incluyen en el canon o lista de santos reconocidos. Originalmente, los individuos eran reconocidos como santos sin ningún proceso formal. Posteriormente, se desarrollaron diferentes procesos, como los dos métodos utilizados por la Iglesia Católica Romana y la Iglesia Ortodoxa Oriental.

Cómo se pronuncia beatificación

Todos los cristianos están llamados a ser santos. Los santos son personas que están en el cielo (oficialmente canonizadas o no), que vivieron vidas heroicamente virtuosas, ofrecieron su vida por los demás o fueron martirizados por la fe, y que son dignos de imitación.

En los procedimientos oficiales de la Iglesia hay tres pasos hacia la santidad: un candidato se convierte en “Venerable”, luego en “Beato” y después en “Santo”. Venerable es el título que se da a un difunto reconocido formalmente por el Papa por haber vivido una vida heroicamente virtuosa o por haber ofrecido su vida.    Para ser beatificado y reconocido como Beato, se requiere un milagro adquirido por la intercesión del candidato, además del reconocimiento de la virtud heroica o del ofrecimiento de la vida. La canonización requiere un segundo milagro después de la beatificación.    El Papa puede renunciar a estos requisitos. No se requiere un milagro antes de la beatificación de un mártir, pero sí antes de la canonización.

Quizá te interese  ¿Qué hacer en Palencia un día cualquiera?

La beatificación – es la segunda etapa del proceso de proclamación de una persona como santa; se produce después de que una diócesis o eparquía y la Congregación para las Causas de los Santos hayan realizado una rigurosa investigación sobre la vida y los escritos de la persona para determinar si demuestra un nivel heroico de virtud, si ofreció su vida o si sufrió el martirio. Debe probarse un milagro atribuido a la intercesión de la persona.

Beatificado vs canonizado

Ayude a apoyar la misión de Nuevo Adviento y obtenga el contenido completo de este sitio web como descarga instantánea. Incluye la Enciclopedia Católica, los Padres de la Iglesia, la Suma, la Biblia y mucho más, todo por sólo 19,99 dólares…

La canonización en la Iglesia Católica es otra cosa. La Iglesia Católica canoniza o beatifica sólo a aquellos cuya vida se ha caracterizado por el ejercicio de la virtud heroica, y sólo después de que esto se haya probado por la reputación común de santidad y por argumentos concluyentes. La principal diferencia, sin embargo, radica en el significado del término canonización, ya que la Iglesia no ve en los santos más que amigos y siervos de Dios cuyas vidas santas les han hecho merecedores de su especial amor. No pretende hacer dioses (cf. Eusebio Emiseno, Serm. de S. Rom. M.; Agustín, Ciudad de Dios XXII.10; Cirilo. Alexandr., Contra Jul., lib. VI; Cipriano, De Exhortat. martyr.; Conc. Nic., II, act. 3).

Se objeta que la invocación de los santos se opone a la mediación única de Cristo Jesús. En efecto, hay “un solo mediador de Dios y de los hombres, el hombre Cristo Jesús”. Pero Él es nuestro mediador en su calidad de Redentor común; no es nuestro único intercesor ni abogado, ni nuestro único mediador por vía de súplica. En la undécima sesión del Concilio de Calcedonia (451) encontramos a los Padres exclamando: “¡Flavio vive después de la muerte! Que el mártir rece por nosotros”. Si aceptamos esta doctrina del culto a los santos, de la que hay innumerables pruebas en los escritos de los Padres y en las liturgias de las Iglesias orientales y occidentales, no nos extrañará el amoroso cuidado con que la Iglesia puso por escrito los sufrimientos de los primeros mártires, envió estos relatos de una reunión de fieles a otra y promovió la veneración de los mártires.

Quizá te interese  ¿Qué islas hay en Francia?

Beatificación deutsch

La beatificación y la canonización son actos de la Iglesia Católica Romana que declaran que una persona fallecida llevó una vida santa. Las personas que aún viven pueden pedir al beato (si está beatificado) o al santo (si está canonizado) que interceda ante Dios en su nombre. El beato o el santo es honrado y venerado debido a sus acciones en vida, pero no es adorado como Dios. Los honores pueden incluir fiestas y misas celebradas en su nombre, así como imágenes y reliquias expuestas para inspirar a los adoradores.

La beatificación es un acto administrativo por el que se autoriza a un nominado a tener un “culto” o un grupo específico de personas que se identifican con el beato y le piden favores. El nominado puede ser un mártir muerto al servicio de Cristo o un confesor. La vida y los escritos de un confesor deben ser inspeccionados en cuanto a la virtud heroica (valentía y distinción marcadas por motivos piadosos y no por deseos humanos), la santidad y la adhesión a la doctrina católica romana. El confesor fallecido también debe haber participado en un milagro verificable. La presencia de un culto no autorizado descalifica tanto al mártir como al confesor.

¿Qué es la beatificación?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad