¿Qué hay que ver en Dalt Vila?

¿Qué hay que ver en Dalt Vila?

Dalt vila, casco antiguo de ibiza

Dalt Vila es el nombre que recibe el casco histórico de la ciudad construido en un gran recinto amurallado que goza del título de Patrimonio de la Humanidad otorgado por la UNESCU en 1999. La fortaleza tiene forma heptagonal y está protegida por siete baluartes defensivos.

Se accede a Dalt Vila a través de 5 portales estratégicamente situados a lo largo de la misma, que conducen a un hermoso entramado de calles y callejuelas empedradas que desembocan en la Catedral de Dalt Vila. La puerta principal de la ciudad se llama Portal de ses Taules, justo al lado del Mercat Velldonde, el puente levadizo flanqueado por estatuas romanas.

Desde aquí, el casco antiguo es un sinfín de calles y callejones medievales, plazas, museos, iglesias y lugares mágicos que respiran historia por los cuatro costados. Un recorrido mágico en el que perderse y conocer la historia de la ciudad, donde también encontramos restaurantes, galerías de arte y pequeñas tiendas de artesanía que crean un ambiente único tanto de día como de noche. Al final del camino, encontramos la Plaza de la Catedral, que incluye el Palacio Episcopal, la Catedral y el Museo.

Dalt vila ibiza wikipedia

La vasta historia de la isla se remonta al año 654 a.C., cuando los fenicios establecieron aquí un puerto de bahía natural. Este puerto se llamó Ibossim (o Iboshim, “la ciudad de Bes”) en dedicación al dios de la música y la danza (legado aún muy presente aquí hoy). Más tarde, los romanos la conocieron como Ebusus, hasta que adoptó el nombre catalán de Eivissa (restaurado como nombre oficial en 1986) y su derivado en inglés y español: Ibiza.

Quizá te interese  ¿Qué pueblo de Granada tiene playa?

Tras caer bajo el control cartaginés, la ciudad/isla se convirtió en una importante productora de tintes, sal y lana, y posteriormente en un puesto comercial, uno de los mayores de las rutas mediterráneas. Tras la destrucción de Cartago en el año 146 a.C., la ciudad mantuvo su autonomía política y comercial, hasta caer en el periodo de decadencia que duró casi toda la etapa imperial romana, seguido de la llegada de los vándalos en el año 424, y la posterior ocupación por los bizantinos y los árabes.

En la época medieval, el rey español Felipe II fortificó la zona de Dalt Vila (literalmente “ciudad alta”) para proteger la ciudad de los ataques de los otomanos y los piratas. Hoy en día, estas fortificaciones se encuentran entre las mejor conservadas de Europa, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1999. Entre ellas destacan la puerta de Ses Taules -construida en 1585- y el bastión de San Pedro -que hace las veces de teatro al aire libre-. También destaca de esa época un hito del siglo XIII: la Catedral de Santa María.

Restaurantes de Dalt Vila

La ubicación era excelente. Lo suficientemente cerca como para pasear por el casco antiguo, pero justo en el borde lo suficiente como para ser pacífica y relajante. Probablemente la mejor ubicación para el casco antiguo de Ibiza que se puede pedir. El desayuno diario en el patio también fue excelente.

Las habitaciones están acabadas y decoradas con mucho cuidado.Aunque el edificio es histórico las actualizaciones lo han convertido en una joya pulida.Todo funciona bien. El edificio tiene 3 pisos.Ascensor rápido.15 habitaciones. Camas muy cómodas.

Quizá te interese  ¿Qué distancia hay en km desde el sur y el norte de Cerdeña?

La ventaja de alojarse aquí es que por las mañanas y por las tardes el Casco Antiguo cobra vida -y está a la puerta de casa para disfrutar.Y durante el día es cómodo desde aquí coger un taxi para ir a una cala diferente cada día.

Todo, desayunamos, almorzamos y cenamos un día debido a las tormentas de lluvia y viento previstas. Salimos a ver la zona entre las tormentas y conseguimos volver sin mojarnos demasiado. La comida que tomamos fue excepcional, la presentación fue magnífica y el personal fue perfecto. Quedé muy impresionado con todo.

Dalt vila, bares de ibiza

La ciudad amurallada debe ser explorada de dos maneras. La primera, siguiendo el rastro de sus baluartes y tramos de muralla para ver las vastas obras arquitectónicas que conforman la fortaleza del siglo XVI.    Es un sendero abierto que pasa por encima de la ciudad, el puerto y la costa más cercana. Pero también es imprescindible perderse por las callejuelas y plazuelas que salpican el interior de las murallas. Las murallas siguen el camino anárquico y sinuoso típico de un barrio medieval que serpentea por la ladera de una colina, con sus pasadizos y escalinatas.

El recorrido comienza en la Plaça de Vila, el mayor espacio abierto dentro de la ciudad fortificada, después del Portal de Ses Taules y el Portcullis. Esta plaza, que es tranquila y solitaria en invierno, se convierte en un espacio vibrante y luminoso, lleno de terrazas, restaurantes, boutiques y galerías de arte en verano.

Al cruzar la Plaça de Vila, se puede continuar por los estrechos callejones del fondo, Santa Creu y Sant Antonio, hasta llegar a la Plaça del Sol. Desde allí, hay que subir la larga escalera de la calle del Portal Nou para llegar a la calle de Sant Josep, donde se ven dos torres de planta cuadrada de la antigua muralla medieval que, a pesar de parecerse a los edificios, se distinguen perfectamente.

Quizá te interese  ¿Qué ciudades están cerca de Cartagena?
¿Qué hay que ver en Dalt Vila?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad