¿Qué pasó con las cataratas Victoria?

¿Qué pasó con las cataratas Victoria?

Las cataratas Victoria sufren una grave sequía

Tras un largo e inquietante periodo de sequía, el agua de las cataratas Victoria de Zimbabue vuelve a fluir, alimentada por las lluvias caídas río arriba en Angola y Namibia. Pero los expertos afirman que el calentamiento global está teniendo un enorme impacto en toda África, y que el continente debe tomar medidas inmediatas para ayudar a invertir la tendencia.

Nkosilathi Nyathi, un activista medioambiental de 17 años de la ciudad turística de Victoria Falls, afirma que no descansará hasta que los líderes mundiales se unan para reducir la contaminación atmosférica y los gases de efecto invernadero que están causando el calentamiento global.

“Ya es hora de actuar”, dijo. “Hay que utilizar energías renovables y mitigar el cambio climático. Dentro de cincuenta años, ¿cuál será mi entorno si no mitigo hoy? Ya es hora de actuar. A los líderes mundiales les digo: Ha llegado el momento de actuar. Incluyan a los jóvenes en la elaboración de sus políticas, porque son las personas sobre el terreno, las que están sintiendo los efectos del cambio climático”.

Nkosilathi Nyathi, en el centro, habla con el “Club de Defensores del Ozono” de la Escuela Primaria Chemabondo sobre una estación de biogás que ayudó a crear en 2016 y que se utiliza para preparar la comida de los estudiantes, en Victoria Falls, el 26 de febrero de 2020. (Columbus Mavhunga/VOA)

Las cataratas Victoria se reducen a un goteo tras la peor sequía en un siglo

Las cataratas están situadas en la frontera entre Zambia y Zimbabue. También se llaman Mosi-oa-Tunya, que significa “el humo que truena” en la lengua indígena lozi, según AccuWeather. Pero fotografías contrastadas tomadas por Reuters en enero y diciembre de 2019 muestran cómo una grave sequía ha encogido las cataratas hasta convertirlas en algo más parecido al vapor que susurra.

Quizá te interese  ¿Donde cae Setenil de las bodegas?

“Estas imágenes de las cataratas Victoria son un crudo recordatorio de lo que el cambio climático está haciendo a nuestro medio ambiente y a nuestro sustento”, escribió entonces. “No cabe duda de que los países en desarrollo como Zambia son los más afectados por el cambio climático y los que menos pueden afrontar sus consecuencias”.

Las cataratas suelen disminuir un poco durante la estación seca, pero la peor sequía que ha sufrido la región en un siglo ha reducido su caudal al nivel más bajo de los últimos 25 años, informó Reuters. Esto ha hecho temer que la atracción que atrae a millones de visitantes a Zambia y Zimbabue pueda secarse por completo.

La disminución de las cataratas no es la única forma en que la sequía ha afectado a los dos países. Tanto Zambia como Zimbabue dependen de la energía hidroeléctrica de la presa de Kariba, situada en el río Zambeze, que también alimenta las cataratas. La reducción del caudal de agua ha provocado cortes de energía. En todo el sur de África, unos 45 millones de personas necesitan ayuda alimentaria debido a la pérdida de cosechas.

Cataratas Victoria

En nuestro reportaje mensual, Antes y Ahora, revelamos algunas de las formas en que el planeta Tierra ha ido cambiando con el telón de fondo de un mundo que se calienta. En esta ocasión, analizamos los efectos del calentamiento global en las cataratas Victoria, una de las maravillas naturales del mundo, y cómo el África subsahariana está aprendiendo a hacer frente a la crisis climática. Con una extensión de 1,7 km en su punto más ancho y una altura de más de 100 m, los lugareños se refieren a la mayor catarata de África como “el humo que truena”. El abismo fue tallado por la acción del agua a lo largo de una zona de fractura natural en la roca volcánica que compone el paisaje de esta región del sur de África.En 2019, sin embargo, las cataratas Victoria fueron silenciadas.

Quizá te interese  ¿Cuántos pueblos hay en Alemania?

Devils Pool Victoria Falls: A centímetros de la muerte

Las cataratas Victoria (Lozi: Mosi-oa-Tunya, “El humo que truena”; Tonga: Shungu Namutitima, “Agua hirviente”) son unas cataratas en el río Zambeze, en el sur de África, que sirven de hábitat a varias especies únicas de plantas y animales. Se encuentra en la frontera entre Zambia y Zimbabue[1] y es una de las mayores cataratas del mundo, con una anchura de 1.708 m.

David Livingstone, misionero y explorador escocés, es el primer europeo del que se tiene constancia que vio las cataratas el 16 de noviembre de 1855, desde lo que hoy se conoce como la isla de Livingstone, una de las dos masas de tierra situadas en medio del río, inmediatamente aguas arriba de las cataratas, cerca de la orilla zambiana[2]. Livingstone bautizó su avistamiento en honor a la reina Victoria, pero el nombre en lengua sotho, Mosi-oa-Tunya – “El humo que truena”- sigue siendo de uso común. La Lista del Patrimonio Mundial reconoce oficialmente ambos nombres[3]. Livingstone también citó un nombre más antiguo, Seongo o Chongwe, que significa “El lugar del arco iris”, como consecuencia del constante rociado[4].

¿Qué pasó con las cataratas Victoria?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad