¿Qué ver en la comarca de la Vera?

¿Qué ver en la comarca de la Vera?

E

El agua es el elemento principal de la comarca de La Vera. Las aguas cristalinas que caen de las sierras de Tormantos y Gredos, se unen al curso del río Tiétar y forman gargantas y piscinas naturales.

Comenzamos este viaje en Jarandilla de la Vera. Entre todos los edificios históricos de esta localidad destaca el Palacio de verano de los Condes de Oropesa. El emperador Carlos V estuvo viviendo aquí durante varios meses hasta que se terminó su austero palacio en el Monasterio de Yuste. Actualmente este edificio es un hotel que pertenece a la red nacional de Paradores.

En Jarandilla, al igual que en otros muchos pueblos de la zona como Garganta la Olla, Cuacos de Yuste, o Aldeanueva de La Vera, destaca una arquitectura típica judía medieval. Las casas son de adobe, piedra y madera, mantienen su estructura original y han sido adaptadas a los tiempos actuales.

El pimentón es uno de los productos más conocidos de La Vera. Los pimientos se secan y después se muelen hasta convertirlos en polvo, así se obtiene el llamado “rojo dorado”, la Junta de Extremadura ha creado una Denominación de Origen para mantener y mejorar su calidad. Es tan exquisito que nos llevaremos una o dos latas.

Oeste de España

La comarca de La Vera está bordeada al norte y al oeste por formaciones montañosas, con sus laderas cubiertas de encinas y pastos, mientras que abajo está salpicada de ricas huertas de frutales, que reciben las aguas del Tiétar y sus afluentes. Arrojan arroyos y gargantas desde lo alto de la montaña y riegan estas tierras, cuyo producto más famoso es el pimentón; la casera del Chorro, en Villanueva de la Vera, es la cascada más espectacular, con 80 m. de caída libre.

Quizá te interese  ¿Qué ver en la provincia de La Coruña en 4 días?

Hay numerosos pueblecitos por los que merece la pena pasear para ver la arquitectura tradicional. Uno de los mejor conservados es Garganta la Olla, enclavado en un valle y rodeado por la Sierra de Tormantos al norte y las de San Salvador y Bernabé, al este y al oeste, respectivamente. En 1978 fue declarado conjunto histórico-artístico. El origen de sus edificios se remonta a los siglos XVI y XVIII y su arquitectura conserva las características de esta región, con vigas entrecruzadas en sus fachadas y balcones corridos de madera. La iglesia es magnífica renacentista del siglo XVI y en el centro del pueblo aún se conserva, con el original color rosa, la “Casa de las Muñecas” antiguo burdel de la Corte que trajo Carlos V para instalarse en esta zona.

Pimentón de La Vera, con Denominación de Origen Protegida

En la arquitectura civil de Jarandilla destacan edificios como la casa de Don Luis de Quijada, tutor de Don Juan de Austria, y la picota. También podemos ver varios puentes medievales de diseño romano, en cuya construcción se utilizaron piedras de sillería de un mausoleo romano cercano.

La fiesta de las escobas, declarada de Interés Turístico Regional, tiene lugar la noche del 7 de diciembre, y honra a la Virgen de la Sagrada Concepción. Sus orígenes no están claros. El punto culminante de la celebración es la salida del estandarte de la Virgen, portado por un jinete al que se une la caballería, y por todo el pueblo en procesión, portando escobas encendidas como si fueran antorchas.

Tanto las condiciones climatológicas como el relieve del terreno favorecen la formación de gargantas, elemento clave en el paisaje de la comarca de la Vera. Tal es el caso de la Garganta del Jaranda.

Quizá te interese  ¿Dónde escaparse en Madrid?

Lugares que ver en ( Plasencia – España )

Antiguamente perteneciente a Lusitania, Jarandilla de la Vera es uno de los pueblos más pintorescos de la región. Está encajado entre montañas y gargantas y se encuentra en un entorno natural privilegiado. El río da mucha vida al pueblo y los vecinos se reúnen en las orillas para charlar, pasear o simplemente disfrutar de las vistas.En Jarandilla hay mucho que hacer. Se puede visitar el campo, los monumentos, el Castillo de los Condes de Oropesa (hoy Parador) o el Puente del Parral construido por los romanos. Para los aficionados al senderismo, hay varias rutas que se pueden hacer: la Ruta de los Puentes, el Puente de Jaranda

Una escapada de fin de semana es agradable en cualquier época del año, y yo sugeriría salir a descubrir Jarandilla. Hay mucho que ver y, al menos a mí, me resulta muy relajante. Me permite recargar las pilas para volver a casa descansado. De hecho, voy mucho a lugares así. Merece mucho la pena.

¿Qué ver en la comarca de la Vera?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad