¿Cómo se hace un dilema etico?

¿Cómo se hace un dilema etico?

Dilemas éticos

El primer dilema ético se conoce como “trasplante de órganos” y supone que usted es un médico con cinco pacientes que necesitan varios trasplantes de órganos. Sin esos trasplantes de órganos, los cinco pacientes morirán. El dilema surge cuando llega al hospital un transeúnte inocente y usted, el médico, debe ahora elegir entre dejar que este transeúnte inocente se marche mientras sus cinco pacientes mueren, o matar al transeúnte inocente y conseguir el suministro de órganos suficiente para salvar a los cinco pacientes.

En este dilema, el público en general y la comunidad filosófica están de acuerdo en que sería moralmente inadmisible matar al transeúnte inocente, incluso si eso significa la probable supervivencia de los cinco pacientes. En consecuencia, no parece un dilema ético de gran valor. Sin embargo, hay otra versión que produce respuestas mucho más interesantes.

El segundo dilema ético se conoce como “el problema del carrito”, uno de los dilemas éticos más famosos y reconocibles. Este escenario supone que usted se encuentra en un tren o trolebús que se precipita por una vía a una velocidad demasiado rápida para poder detenerse con rapidez. Por delante, ves a cinco personas en la vía, que no pueden o no quieren apartarse antes de que el tren les atropelle. También ves una segunda vía que se separa de la primera, lo que te permite evitar por completo a las cinco personas. Desgraciadamente, hay una persona en esa vía que tampoco puede o no quiere apartarse antes de que usted la alcance. El dilema es si debes tirar de la palanca de tu carro para cambiar a la segunda vía, matando así a la única persona, o quedarte en la primera vía, permitiendo que los cinco mueran.

Quizá te interese  ¿Quién usaba la guillotina a menudo?

Ejemplos de dilemas sociales

Los colegios y las universidades de hoy en día, en sus pruebas e incluso en su enseñanza, hacen gran hincapié en el conocimiento de los contenidos académicos, como debe ser. Pero cuando se consideran las causas, más adelante en la vida de las personas, del fracaso en el trabajo, del fracaso en las relaciones con amigos y colegas, e incluso del fracaso en los matrimonios, es probable que la causa fundamental del fracaso no radique en el conocimiento de los contenidos ni en el razonamiento académico, sino en el razonamiento ético (1).

El razonamiento ético es la forma de pensar sobre cuestiones de bien o mal. Los procesos de razonamiento pueden enseñarse, y el colegio o la universidad es un lugar apropiado para enseñar estos procesos porque a menudo no se enseñan en ningún otro lugar, y porque son esenciales para una vida adulta exitosa. Aunque los padres y, sobre todo, las instituciones religiosas pueden enseñar ética, no siempre enseñan el razonamiento ético. Los cursos académicos son el lugar lógico para enseñar el proceso cognitivo del razonamiento, especialmente cuando las cuestiones éticas se relacionan con el contenido de una disciplina concreta. Por mucho que uno conozca su profesión, si el conocimiento no está respaldado por el razonamiento ético, es probable que el éxito a largo plazo en la carrera se vea gravemente comprometido.

Dilemas éticos en la empresa

Los dilemas éticos son situaciones en las que un agente se enfrenta a dos (o más) requisitos éticos contradictorios, ninguno de los cuales prevalece sobre el otro. Dos requisitos éticos son conflictivos si el agente puede hacer uno o el otro pero no ambos: el agente tiene que elegir uno sobre el otro. Dos exigencias éticas en conflicto no se anulan entre sí si tienen la misma fuerza o si no hay ninguna razón ética suficiente para elegir una sobre la otra[1][2][3] Sólo este tipo de situación constituye un dilema ético en sentido filosófico estricto, a menudo denominado dilema ético genuino[4][5] Otros casos de conflictos éticos son resolubles y, por tanto, no son dilemas éticos en sentido estricto. Esto se aplica también a muchos casos de conflicto de intereses[2]. Por ejemplo, un hombre de negocios que se dirige a toda prisa a la orilla de un lago para ir a una reunión se encuentra en un conflicto ético cuando ve a un niño ahogándose cerca de la orilla. Pero este conflicto no es un auténtico dilema ético, ya que tiene una resolución clara: lanzarse al agua para salvar al niño es mucho más importante que llegar a la reunión a tiempo. También se excluyen de esta definición los casos en los que al agente le resulta meramente difícil psicológicamente tomar una decisión, por ejemplo, debido a apegos personales o a la falta de conocimiento de las consecuencias de las distintas alternativas[4][1].

Quizá te interese  ¿Qué fue la Pascalina y quién la invento?

Dilemas morales clásicos

Una mejor comprensión de por qué y en qué condiciones las personas buenas toman malas decisiones éticas nos permitirá proteger mejor a los individuos y a sus respectivas organizaciones contra el poder potencialmente abrumador del contexto. También nos permitirá curar a las sociedades de problemas como la corrupción.

No se requieren conocimientos previos. El curso está abierto tanto a los profanos interesados como a los expertos que trabajan en temas relacionados, ya sea como investigadores o como profesionales (por ejemplo, directores de cumplimiento en empresas).

¿Cómo se hace un dilema etico?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad