¿Qué hacían los niños romaños?

¿Qué hacían los niños romaños?

Solución de la pobreza infantil

Los gitanos son uno de los grupos minoritarios más desfavorecidos de Moldavia. La mayoría de las familias romaníes viven en la pobreza y carecen de los servicios básicos que necesitan, incluido el acceso a la sanidad y la educación. Los niños romaníes sufren la misma discriminación que los adultos, a los que se les niega el derecho a una infancia segura, sana y educada.

Los problemas a los que se enfrentan los niños gitanos pueden empezar a una edad temprana. Tienen menos probabilidades de ser registrados al nacer. Porque muchos carecen del certificado de nacimiento que señala su derecho a toda una serie de servicios, incluidos los programas de educación temprana.

En todos los niveles educativos, los índices de asistencia de los niños gitanos son mucho más bajos. El estigma y la discriminación afectan a la matriculación y la asistencia a la escuela de los niños gitanos, que por término medio entran más tarde en el sistema educativo y lo abandonan antes que los demás.

Sólo uno de cada dos niños gitanos está matriculado en la enseñanza primaria y secundaria, frente a la mayoría (90%) de los niños no gitanos. También abandonan la escuela con mucha más frecuencia que sus compañeros no gitanos.

Educación de los gitanos

El Consejo de Europa promueve los derechos de los niños gitanos emprendiendo actividades para facilitar el acceso de los niños gitanos a la educación inclusiva, incluyendo la enseñanza de la historia de los gitanos en los programas escolares nacionales y abordando las consecuencias negativas del matrimonio precoz o infantil. Siguen existiendo estereotipos negativos sobre los gitanos y los niños gitanos son especialmente vulnerables a sus efectos nocivos. Para luchar contra estos estereotipos, el Consejo de Europa ha desarrollado una versión adaptada a los niños de la campaña “4Children-by-Children”.  Esta iniciativa ha producido materiales adaptados a los niños, elaborados a través de un proceso de consulta a los niños, en el que participaron 70 niños de entre 12 y 15 años de Albania, Hungría y España, que tomaron parte en actividades especialmente diseñadas como “grupo de reflexión”.

Quizá te interese  ¿Quién se coló en la habitación de la reina?

El equipo de apoyo al Representante Especial del Secretario General para las Cuestiones de los Gitanos promueve y apoya la aplicación de los derechos humanos de los gitanos. Para abordar los problemas de los gitanos de forma más eficaz y específica, el Consejo de Europa ha creado el Comité Ad Hoc de Expertos en Cuestiones Gitanas (CAHROM). El CAHROM evalúa la aplicación de las políticas nacionales para aumentar la protección de los gitanos y facilitar el intercambio de buenas prácticas.

Acabar con la pobreza infantil

Los niños gitanos, que constituyen una proporción significativa de los 10-12 millones de gitanos que se calcula que hay en Europa, son ampliamente reconocidos como un grupo de niños especialmente vulnerable. En una Recomendación del Consejo de 2013 se señalaba que “la exclusión social de los niños gitanos suele estar vinculada a la falta de registro de nacimiento y de documentos de identidad, a la escasa participación en la educación y la atención en la primera infancia, así como en la educación superior, y a las elevadas tasas de abandono escolar. La segregación es un grave obstáculo que impide el acceso a una educación de calidad. Algunos niños gitanos también son víctimas de la trata y la explotación laboral”.

El objetivo de este ejercicio era abordar la reconocida escasez de datos de calidad, desglosados y centrados en la infancia sobre los niños romaníes, que se considera ampliamente que impide el desarrollo de políticas y programas positivos que promuevan la plena realización de sus derechos.

Los países seleccionados para el estudio fueron Albania, Bélgica, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, República Checa, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Kosovo, Países Bajos, Rumanía, Serbia y Eslovaquia. Se han identificado 74 temas de investigación, divididos en nueve áreas temáticas: protección de la infancia, documentación civil, discriminación, educación, empleo, salud, vivienda, migración y protección social.

Quizá te interese  ¿Cuándo fue el descubrimiento de Paraguay?

Terapia ocupacional de Unicef

El genocidio romaní o el holocausto romaní -también conocido como el Porajmos (pronunciación romaní: IPA:  [pʰoɽajˈmos], que significa “el devorador”), el Pharrajimos (“corte”, “fragmentación”, “destrucción”), y el Samudaripen (“asesinato en masa”) – fue el esfuerzo de la Alemania nazi y sus aliados de la Segunda Guerra Mundial para cometer una limpieza étnica y eventualmente un genocidio contra el pueblo romaní (y sinti) de Europa durante la época del Holocausto. [4]

Bajo el mandato de Adolf Hitler, el 26 de noviembre de 1935 se promulgó un decreto complementario a las Leyes de Núremberg que clasificaba a los romaníes como “enemigos del Estado de raza”, colocándolos así en la misma categoría que los judíos. Así, en cierto modo, el destino de los gitanos en Europa fue paralelo al de los judíos en el Holocausto judío[1].

Los historiadores estiman que entre 250.000 y 500.000 romaníes y sinti fueron asesinados por los alemanes y sus colaboradores, entre el 25% y más del 50% de la cifra estimada de algo menos de un millón de romaníes en Europa en aquella época[1].

¿Qué hacían los niños romaños?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad