¿Qué ideología tenían los carlistas?

¿Qué ideología tenían los carlistas?

Iglesia católica palmera

El carlismo (en euskera: Karlismo; en catalán: Carlisme; en gallego: Carlismo; en español: Carlismo) es un movimiento político tradicionalista y legitimista en España cuyo objetivo es establecer una rama alternativa de la dinastía de los Borbones[1] – una descendiente de Don Carlos, Conde de Molina (1788-1855) – en el trono español.

El movimiento se fundó como consecuencia de una disputa sobre las leyes de sucesión y del descontento generalizado con la línea alfonsina de la Casa de Borbón. Tuvo su máximo esplendor en la década de 1830, pero experimentó un resurgimiento tras la derrota de España en la Guerra Hispano-Americana de 1898, cuando España perdió sus últimos territorios importantes de ultramar: Cuba, Guam, Filipinas y Puerto Rico a favor de Estados Unidos[2].

El carlismo fue una fuerza importante en la política española desde 1833 hasta el final del régimen franquista en 1975. Como tal, fue la causa de las Guerras Carlistas del siglo XIX y un factor importante en la Guerra Civil española de los años 30. Hoy, los carlistas son un partido menor.

Carlistas

12 El Pensamiento Navarro, del 13 de abril de 1931, ofrece la información más detallada disponible sobre los resultados de las elecciones locales en Navarra. Es imposible llegar a una precisión total, debido a la imprecisión de las etiquetas de los partidos y coaliciones. Numerosos candidatos fueron calificados oficialmente como “católicos”, “monárquicos” e “independientes”. Del conocimiento de los casos individuales se desprende que una alta proporción de ellos eran en realidad carlistas.

Quizá te interese  ¿Qué sucedio en San Agustín Florida?

15 El Pensamiento Navarro, 6, 7, 12 de junio de 1931. Un prolongado intercambio de cartas en la prensa carlista entre los nacionalistas vascos y los independentistas reveló lo amargo de la discordia entre ellos.

20 Típico de este sentimiento era el ambiente en un mitin celebrado en la capital simbólica del País Vasco, Guernica, inmediatamente antes de que los diputados vasco-navarros partieran hacia Madrid. Aguirre, por ejemplo, fue calificado públicamente por el carlista Oriol como “un hombre enviado por la providencia”, y como “el O’Connell de los vascos” por uno de sus propios diputados, el canónigo Pildain (El Siglo Futuro, 14 de julio de 1931).

España franquista

La Primera Guerra Carlista fue una guerra civil en España de 1833 a 1840, la primera de las tres guerras carlistas. Se libró entre dos facciones por la sucesión al trono y la naturaleza de la monarquía española: los conservadores y devolucionistas partidarios del hermano del rey fallecido, Carlos de Borbón (o Carlos V), se conocieron como carlistas, mientras que los progresistas y centralistas partidarios de la regente, María Cristina, en representación de Isabel II de España, se llamaron liberales, cristinos o isabelinos. Algunos autores la consideran la mayor y más mortífera guerra civil de la época[1].

Además de ser una guerra de sucesión sobre la cuestión de quién era el legítimo sucesor del rey Fernando VII de España, el objetivo de los carlistas era la vuelta a la monarquía tradicional, mientras que los liberales pretendían defender la monarquía constitucional. Portugal, Francia y el Reino Unido apoyaron la regencia y enviaron fuerzas voluntarias e incluso regulares para enfrentarse al ejército carlista.

Quizá te interese  ¿Qué hacian los vikingos cuando alguien moría?

A principios del siglo XIX, la situación política en España era extremadamente problemática. Durante la Guerra de la Independencia, las Cortes de Cádiz -que sirvieron de regencia al depuesto Fernando VII- colaboraron en la Constitución española de 1812[cita requerida] Después de la guerra, cuando Fernando VII regresó a España (1814), anuló la Constitución en el Manifiesto de Valencia, y se convirtió en un rey absolutista, gobernando por decretos y restaurando la Inquisición española, abolida por José I, hermano de Napoleón I.

República de España

España es un país con profundas raíces históricas en Europa. Su identidad y su singular idiosincrasia se han forjado gracias a diversos fenómenos, como el descubrimiento de las Américas y su posición neutral durante las dos guerras mundiales. Pero al mismo tiempo, existen fuertes paralelismos entre la historia española y la de otros países europeos; aunque nunca renunció a su diversidad, España surgió como un estado unificado en una etapa muy temprana y desempeñó un papel crucial en algunos de los episodios más brillantes de la historia europea moderna.

¿Qué ideología tenían los carlistas?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad