¿Cuándo conquistaron la isla de El Hierro?

¿Cuándo conquistaron la isla de El Hierro?

Cómo llegar al hierro

Las islas ya habían sido visitadas por griegos y romanos, visitas que se vieron interrumpidas por la caída del Imperio Romano. Durante la Edad Media, las islas no estuvieron aisladas. Después de la estancia de Lanceloteo Maloce en 1312, hubo más noticias sobre las islas. (Lanceloteo se quedó en Lanzarote, y a él se debe el nombre de la isla).

Esta conquista fue concebida como una empresa, que no resultó muy rentable debido a la mayor resistencia que tuvieron los guanches, conocedores de las islas, y los castellanos no se adaptaron a un lugar con tanta elevación, como es el caso de las islas occidentales.

Gran Canaria, La Palma y Tenerife fueron conquistadas directamente por la Corona, Los Reyes Católicos, que aportaron todo para la conquista. La conquista duró casi cien años, exactamente desde 1402 hasta 1496.

La primera batalla se realizó en el barranco de Acentejo, perteneciente en la actualidad al municipio de La Mantaza de Acentejo, donde los guanches ganaron la batalla y los castellanos perdieron gran parte de la tropa (el nombre del municipio, Matanza de Acentejo, se debe a esta batalla). El objetivo principal de los castellanos era ir a Taoro, por lo que los guanches esperaron en ese barranco. Fernández de Lugo se salvó y volvió a Gran Canaria para preparar un nuevo asalto y obtener más recursos económicos. Los guanches destruyeron el fuerte que estos habían construido al llegar a la isla.

Pasaporte el hierro

El primer tramo del sendero GR-131 comienza en la zona norte de la isla, en el pequeño pueblo de Tamaduste, un tranquilo rincón rodeado de naturaleza que poco a poco se está convirtiendo en un lugar de veraneo. El sendero termina en Valverde, la capital de El Hierro, donde el visitante puede pasear por el casco histórico de la localidad.

Quizá te interese  ¿Qué ritos tiene el movimiento medieval de los cataros?

El pequeño pueblo marinero de Tamaduste, situado en el noroeste de la isla de El Hierro, se encuentra a tan sólo tres kilómetros del aeropuerto de Los Cangrejos, lo que no impide que este pueblo sea uno de los lugares más tranquilos de la isla y se convierta en uno de los destinos turísticos preferidos, seleccionado por los visitantes que buscan unos días de relax en este antiguo pueblo de pescadores, situado en un entorno de gran belleza natural, excelente para el senderismo.

Tamaduste es conocido por su playa familiar, conocida como “El Río Tamaduste”. Se trata de un arroyo o estanque formado por un entrante de mar, de forma casi circular, con aguas tranquilas y transparentes, que bien podría confundirse con un lago. El blanco de las casas que rodean a “El Río” contrasta con el negro de las arenas de la playa, de origen volcánico, y sus aguas tranquilas invitan al baño.

Bosque el hierro

Hoy en día, El Hierro sigue teniendo la sensación de estar al límite. La pista de su pequeño aeropuerto limita con las olas del mar embravecido a la derecha y con las oscuras paredes rocosas volcánicas a la izquierda. A diferencia de las demás islas Canarias, pocos turistas visitan El Hierro, ya que no hay vuelos directos desde la Europa continental. A los ojos del viajero, las Islas de los Bienaventurados, como llamaban a las Canarias los antiguos griegos, siguen pareciendo el paraíso habitado por los héroes de la mitología griega. Sin embargo, para muchas de las diez mil personas que viven en El Hierro, las condiciones económicas son difíciles, y el resultado es la emigración.

Quizá te interese  ¿Cómo se le dice a la gente que vive en San Luis?

Con sólo un millón de años de antigüedad, El Hierro es el más joven geológicamente del archipiélago volcánico de las Canarias, y sigue en movimiento. En 2011, un volcán submarino entró en erupción a pocos kilómetros de la costa, y el pueblo pesquero de La Restinga, en el extremo sur, tuvo que ser evacuado. La tierra tembló, una fuente entró en erupción desde el océano, y el volcán submarino expulsó humo y rocas de lava humeantes que nadaban temporalmente en la superficie del mar: bombas, rocas más grandes, y restingolitas más pequeñas, que llevan el nombre del pueblo cercano. Tras la erupción del volcán, la vida submarina se regeneró rápidamente y explotó en un enorme crecimiento de la cadena alimentaria.

La isla sostenible de El Hierro

Pocos lugares conservan su autenticidad y sus valores naturales como la isla de El Hierro. Con 278 kilómetros cuadrados, es la isla más pequeña del archipiélago canario y uno de los lugares más bellos de las llamadas por Homero “Islas Afortunadas”.

Geográficamente, formada hace unos 5 millones de años, El Hierro es la isla canaria más joven. Espectaculares acantilados conforman la mayor parte de su línea de costa. Su punto más alto es el pico de Malpaso, con 1.501 m. El visitante descubrirá con sorpresa sus sorprendentes paisajes contrastados; campos de lava, tierras de cultivo tradicionales con ganado autóctono, extensos pinares, antiguos bosques nubosos y más de 200 cráteres volcánicos.

Ptolomeo puso a El Hierro en el mapa al situar el meridiano cero en Orchilla. En aquella época se creía que éste era el punto donde se acababa el mundo. La historia se olvidó cuando el meridiano se trasladó a Greenwich. Desde entonces, este rincón olvidado del mundo ha sido utilizado como lugar de exilio y retiro remoto.

Quizá te interese  ¿Cuáles son los pueblos más bonitos de la Comunidad de Madrid?

Este aire de lejanía con el que se percibió El Hierro durante tantos años ha protegido a la isla del auge del turismo de masas y ha permitido que sus valores paisajísticos, etnográficos y culturales permanezcan intactos.

¿Cuándo conquistaron la isla de El Hierro?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad