¿Cómo fueron engañados los judíos Raquel y Vidas?

¿Cómo fueron engañados los judíos Raquel y Vidas?

José

La Parshat Vayetze comienza con Jacob huyendo, intentando, por un lado, escapar de su vengativo hermano Esaú y, por otro, tratando de atender la petición de sus padres y encontrar una pareja adecuada. Se dirige al este, en dirección a la casa de su madre. Allí, en el campo, encuentra el objeto de su búsqueda:

Todo parece demasiado sencillo: Jacob viaja y enseguida encuentra un pozo y a la mujer de sus sueños. Tal vez no debamos sorprendernos; Jacob seguramente había escuchado la historia del siervo de su abuelo que viajó lejos y con gran devoción, y encontró una pareja digna para su padre en poco tiempo también en un pozo.

Sin embargo, la historia no termina aquí, este no es simplemente un caso de “amor a primera vista” y el subsiguiente requisito de “todos vivieron felices para siempre”. Jacob está ahora en el exilio. La vida se complica. Aparentemente, el exilio se rige por otras normas.

El giro en la porción de la Torá de esta semana es que mientras Abraham tenía una pareja principal, e Isaac una esposa, por alguna razón el plan divino dictó que la vida doméstica de Jacob fuera mucho más intrincada. ¿Por qué el plan tenía que incluir el matrimonio de Jacob con dos mujeres?

Rachel y Leah

En 1859, Charles Dickens publicó su famosa Historia de dos ciudades. El libro era un contraste entre el París de los ricos y el de los pobres. El objetivo de Dickens era mostrar cómo los dos lados de París existían uno al lado del otro, y sin embargo nunca se mezclaban.La idea de contrastar dos opuestos ha sido durante mucho tiempo una forma de literatura. Este mes, nos dirigimos a uno de los primeros conjuntos de contrastes de las Escrituras hebreas: la historia de las dos hijas de Labán y las esposas de Jacob, Lea y Raquel. Este contraste es diferente del cuento de Dickens. En Historia de dos ciudades, los lados de París vivían vidas paralelas, que nunca se cruzaban. En el relato bíblico de Lea y Raquel, nos encontramos con dos hermanas que eran muy diferentes, pero cuyas vidas se entrelazaron hasta el punto de compartir el mismo marido y su descendencia ha estado interconectada a lo largo de los milenios.

Quizá te interese  ¿Qué paso en 1940 la Segunda Guerra Mundial?

Su historia suele estar ligada a los relatos que rodean al tercero de los patriarcas de Israel, Jacob. Sin embargo, a pesar de que la vida de cada una de ellas orbitaba en torno a la vida de Jacob, estas mujeres eran su propia persona, y cada una merece nuestra atención.Estas dos hermanas crecieron en la casa de su padre Labán. Aunque sabemos que Labán era el hermano de Rebeca y el tío de Jacob, poco más sabemos de él. ¿Estaba casado? ¿Era viudo? El texto no dice nada. Además, aunque las Escrituras no describen a Labán de forma positiva, parece haber sido un padre cariñoso.

Jacobo

Según nuestra parashá, el mundo gira en torno al principio de medida por medida. Nuestras fechorías se pagan con la misma moneda. Un fin noble nunca puede justificarse con medios innobles. El engaño que Jacob hizo a su padre ciego para despojar a su hermano mayor de la bendición y el estatus de primogénito es ahora obra de su tío. En Labán, Jacob ha encontrado su pareja; en todo caso, un rival que le supera en descaro y astucia.

La Torá subraya el vínculo romántico que rápidamente une a Jacob con Raquel. Desde el primer momento, él queda cautivado por su belleza y acepta trabajar como sirviente durante siete años para pagar el precio de la novia, el mohar. En su amor consumido por Raquel, Jacob apenas se da cuenta del paso del tiempo. Sin embargo, el día de su boda, va a ser vencido por la misma restricción que desafió y de la misma manera que desplegó. La novia por la que ha trabajado no es Raquel, sino su hermana. La angustia en la voz de Jacob cuando se enfrenta a Labán la mañana siguiente recuerda el patetismo de la consternación de Esaú (27:36): “¿Qué es lo que me has hecho? ¡Estaba a tu servicio por Raquel! ¿Por qué me has engañado?”. Labán responde fríamente que las costumbres sociales son inmutables: “En nuestro lugar no se acostumbra a casar a la menor antes que a la mayor” (29:25-26).

Quizá te interese  ¿Cómo se dio la caída del Muro de Berlín?

Cómo murió Raquel

La primera vez que se menciona a Raquel en la Biblia hebrea es en el Génesis 29, cuando Jacob se encuentra con ella cuando va a abrevar el rebaño de su padre. Era la segunda hija de Labán, hermano de Rebeca, por lo que Jacob era su primo hermano[4]. Rebeca lo había enviado allí para que estuviera a salvo de su furioso hermano gemelo, Esaú.

Durante su estancia, Jacob se enamoró de Raquel y aceptó trabajar siete años para Labán a cambio de su mano. La noche de la boda, la novia fue velada y Jacob no se dio cuenta de que Lea, la hermana mayor de Raquel, había sido sustituida por ésta. Mientras que “Raquel era hermosa y bella”, “Lea tenía ojos tiernos”[5] Más tarde, Jacob se enfrentó a Labán, que excusó su propio engaño insistiendo en que la hermana mayor debía casarse primero. Aseguró a Jacob que, una vez terminada su semana de bodas, podría tomar también a Raquel como esposa, y trabajar otros siete años como pago por ella. Cuando Dios “vio que Lea no era amada, abrió su vientre” (Gn 29:31), y ella dio a luz cuatro hijos.

¿Cómo fueron engañados los judíos Raquel y Vidas?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad