¿Cuándo se crearon los tercios?

¿Cuándo se crearon los tercios?

Tercios españoles

El tercio fue una unidad militar del ejército español durante el reinado de los Reyes Católicos y de los Habsburgo en la Edad Moderna. Los tercios fueron famosos por su resistencia y eficacia en el campo de batalla, formando las unidades militares de élite de la Monarquía española. Eran la pieza esencial de las poderosas fuerzas terrestres del Imperio español, luchando a veces también con la armada. Los tercios españoles fueron un paso crucial en la formación de los ejércitos europeos modernos, entendidos como formados por voluntarios profesionales, en lugar de levas levantadas para una campaña o mercenarios contratados, típicamente utilizados en otros países europeos.

Formados por Gonzalo Fernández de Córdoba durante la conquista de Granada (1492) y en una serie de campañas contra los franceses en Italia, los tercios supusieron un renacimiento de la infantería de combate comparable a las falanges macedonias o las legiones romanas. [6] Desde la victoria de Pavía (1525), y durante más de un siglo, su posición como una de las mejores infanterías de Europa se basó en su formación profesional y en la elevada proporción de “viejos soldados” (veteranos), junto con el particular elan impartido por la baja nobleza que los comandaba. Además, fueron de los primeros en mezclar eficazmente picas y armas de fuego (arcabuces). La casi invencibilidad de los Tercios españoles terminó tras la Batalla de Rocroi (1643), después de la cual se abandonó el sistema del Tercio en favor de la doctrina de la infantería de línea utilizada por los franceses.

Tercio deutsch

España fue sin duda la potencia militar dominante en la Europa del siglo XVI, sobre todo porque sus tropas eran las únicas realmente regulares al oeste del Imperio Otomano, es decir, regulares en el sentido de que eran las únicas empleadas permanentemente, ya que España estaba permanentemente en guerra. Por la misma razón, las fuerzas españolas eran las únicas que ofrecían algo parecido a una estructura de carrera para los oficiales y, en parte por esta razón, disfrutaban del mejor generalato de la época. Los ejércitos españoles del siglo XVI sirvieron de modelo y escuela de formación para muchos otros.

Quizá te interese  ¿Cuál es la importancia de Constantinopla en el imperio bizantino?

Sus Majestades Católicas, Fernando de Aragón e Isabel de Castilla, emprendieron a finales del siglo XV una profunda reorganización de las fuerzas, más bien heterogéneas, de su recién unido reino, y de ahí surgió el ejército español del siglo XVI.

En la década de 1490 se puso en marcha un ejército permanente bajo control real más completo con la Gendarmería (véase más adelante) y la Policía “de Ordenanza”, según el modelo borgoñón. Estos últimos eran de infantería, formados en compañías de 100 hombres, y probablemente similares a las tropas de la Hermanad en apariencia. Un tercio eran piqueros (inspirados en los mercenarios suizos), un tercio hombres aragoneses con espada y rodela, y un tercio ballesteros y arcabuceros.

Batalla de rocroi

Un tercio fue una unidad militar del ejército español durante el reinado de los Reyes Católicos y de los Austrias españoles a principios de la Edad Moderna. Los tercios fueron famosos por su resistencia y eficacia en el campo de batalla, formando las unidades militares de élite de la Monarquía española. Eran la pieza esencial de las poderosas fuerzas terrestres del Imperio español, luchando a veces también con la armada. Los tercios españoles fueron un paso crucial en la formación de los ejércitos europeos modernos, entendidos como formados por voluntarios profesionales, en lugar de levas levantadas para una campaña o mercenarios contratados, típicamente utilizados en otros países europeos.

Formados por Gonzalo Fernández de Córdoba durante la conquista de Granada (1492) y en una serie de campañas contra los franceses en Italia, los tercios supusieron un renacimiento de la infantería de combate comparable a las falanges macedonias o las legiones romanas. [6] Desde la victoria de Pavía (1525), y durante más de un siglo, su posición como una de las mejores infanterías de Europa se basó en su formación profesional y en la elevada proporción de “viejos soldados” (veteranos), junto con el particular elan impartido por la baja nobleza que los comandaba. Además, fueron de los primeros en mezclar eficazmente picas y armas de fuego (arcabuces). La casi invencibilidad de los Tercios españoles terminó tras la Batalla de Rocroi (1643), después de la cual se abandonó el sistema del Tercio en favor de la doctrina de la infantería de línea utilizada por los franceses.

Quizá te interese  ¿Cuál es el idioma oficial de los Países Bajos?

Infantería de línea

El tercio era una formación de infantería compuesta por piqueros, espadachines y arcabuceros o mosqueteros en una formación de apoyo mutuo, que en teoría era de hasta 3.000 soldados, aunque normalmente era de menos de la mitad. En otros países también se le denominaba “plaza española” y la formación también fue muy utilizada por otras potencias, especialmente el Ejército Imperial del Sacro Imperio Romano Germánico.

Los tercios españoles fueron el primer ejército europeo moderno, entendido como un ejército de voluntarios profesionales, en lugar de palas para una campaña y la contratación de mercenarios típicamente utilizada en otros países europeos. Esta formación dominó los campos de batalla europeos en el siglo XVI y la primera mitad del siglo XVII y es considerada por los historiadores como un importante desarrollo de la guerra de armas combinadas de la Edad Moderna. Los tercios fueron las principales tropas de reyes como Carlos V, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico y otros reinados en la España de los Habsburgo[cita requerida].

El tercio fue el producto de las Guerras Italianas, en las que el general español Gonzalo Fernández de Córdoba reorganizó el ejército español a lo largo de una serie de conflictos a finales del siglo XV y principios del XVI, en una combinación de armas combinadas tácticamente única centrada en la infantería blindada[1] Para contrarrestar la caballería pesada francesa se creó una unidad llamada colunella (“coronelía”), comandada por un coronel. Una coronelía podía tener teóricamente hasta 6.000 hombres, pero en 1534 se había reducido al tercio, con un máximo de 3.000, para aumentar la movilidad en la ofensiva. [2] Los ejércitos que utilizaban tercios solían ponerlos en marcha en brigadas de al menos tres, con un tercio al frente y dos detrás, las formaciones de retaguardia escalonadas a ambos lados de modo que las tres se asemejaban a una pirámide escalonada, de ahí el nombre de tercio, que significa “un tercio” (es decir, un tercio de toda la brigada o grupo de batalla).

Quizá te interese  ¿Qué hizo Pedro el Grande en su gobierno?
¿Cuándo se crearon los tercios?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad