¿Qué es un etíope eunuco?

¿Qué es un etíope eunuco?

Cómo consiguió el eunuco etíope un pergamino

Estaba leyendo en voz alta el capítulo 23:1-2 del Deuteronomio, donde dice que un eunuco “no puede entrar en la asamblea del Señor”, y me acordé de la historia del eunuco etíope del Nuevo Testamento en el capítulo 8:26-40 de los Hechos. Mi interés se despertó y empecé a revisar mis notas del viaje y a investigar por mi cuenta para ver qué podía encontrar.

En primer lugar, ¿qué hace un eunuco de Etiopía en Israel y hay algo más en esa historia? El país de la Etiopía bíblica se llamaba Cush en el Antiguo Testamento hebreo, y también se llamaba Sabea o Saba. Estaba al sur de Egipto y era un reino mercantil que llevaba las mercancías del comercio marítimo en caravanas hacia el norte a través de Israel, Damasco y Siria. La palabra “Etiopía” se traduce en hebreo como “cara quemada”, en referencia a la raza negra que habitaba el país. La reina de Saba visitó a Salomón en la Biblia en l Reyes 10 y quedó muy impresionada con Israel y con Salomón como líder. El versículo 11 dice que el rey Salomón dio a la reina de Saba todo lo que deseaba y pedía. Aunque no hay datos que lo respalden, la tradición cristiana primitiva siempre ha dicho que la reina de Saba regresó a su país embarazada del hijo del rey Salomón. Si esto fuera cierto, sería interesante pensar en ello. A partir de ese momento los etíopes adoptaron al Dios de Israel, YHWH, como su Dios y las dos naciones se convirtieron en fuertes aliados. Jesús incluso se refiere a este evento con la Reina de Saba en Lucas 11:29-2 (Mateo 12:39-42).

Quizá te interese  ¿Qué pasó con los hijos de Eduardo IV?

Sermón del eunuco etíope

En los Hechos del Apóstol, capítulo 8:26-40, leemos el relato del eunuco etíope. Esta persona era un negro bautizado por San Felipe. El eunuco etíope era un funcionario de la corte encargado del tesoro de la reina de los etíopes. “Etíope” se refiere a una persona de color procedente de África. Los griegos utilizaban esta palabra, que significa “quemado”, o piel más oscura.

Gran parte de esa historia es generalmente desconocida para los católicos negros, así como para el resto de los fieles. El 24 de julio de 1990, el National Black Catholic Clergy Caucus de los Estados Unidos designó el mes de noviembre como el Mes de la Historia Católica Negra para celebrar esta larga historia y la orgullosa herencia de los católicos negros. Durante este mes celebramos la presencia de nuestros antepasados que mantuvieron la fe y son modelos de vivir la vida evangélica.

Describir la conversión del eunuco etíope

Uno de los rasgos más interesantes de los cuatro Evangelios es su estrecho alcance en términos de geografía. Con la excepción de los Magos de Oriente y la huida de José con su familia a Egipto para escapar de la ira de Herodes, casi todo lo que ocurre en los Evangelios se limita a un puñado de ciudades dispersas a menos de cien millas de Jerusalén.

Sin embargo, cuando llegamos al libro de los Hechos, el Nuevo Testamento adquiere un alcance mucho más internacional. Y una de las historias internacionales más interesantes (y más milagrosas) tiene que ver con un hombre comúnmente conocido como el eunuco etíope.

Quizá te interese  ¿Qué es el Plantagenet?

El registro de la conversión del eunuco etíope se encuentra en Hechos 8:26-40. Para situar el contexto, esta historia tuvo lugar varios meses después de la crucifixión y resurrección de Jesucristo. La iglesia primitiva se había fundado el día de Pentecostés, seguía centrada en Jerusalén y ya había empezado a crear diferentes niveles de organización y estructura.

26 Un ángel del Señor habló a Felipe: “Levántate y ve al sur, al camino que baja de Jerusalén a Gaza”. (Este es el camino del desierto.) 27 Así que se levantó y fue. Había un etíope, eunuco y alto funcionario de Candace, reina de los etíopes, que estaba a cargo de todo su tesoro. Había venido a adorar a Jerusalén 28 y estaba sentado en su carro de regreso a casa, leyendo en voz alta el profeta Isaías.Hechos 8:26-28

El eunuco en la Biblia

Díptico de vidriera que muestra los bautismos del eunuco etíope por San Felipe Evangelista y de Jesucristo por San Juan Bautista, de la Catedral de la Encarnación (Garden City, Nueva York).

A Felipe el Evangelista le dijo un ángel que fuera al camino de Jerusalén a Gaza, y allí se encontró con el eunuco etíope, el tesorero de la Candace, reina de los etíopes (griego antiguo: Κανδάκη, la “Candace” era el término en lengua meroítica para “reina” o posiblemente “mujer real”). El eunuco había estado en Jerusalén para adorar[Hechos 8:27] y regresaba a casa. Sentado en su carro, estaba leyendo el libro de Isaías, concretamente Isaías 53:7-8. Felipe le preguntó al etíope: “¿Entiendes lo que estás leyendo?”. Él dijo que no (“¿Cómo voy a entender si no tengo un maestro que me enseñe?”), y pidió a Felipe que le explicara el texto. Felipe le contó el Evangelio de Jesús, y el etíope pidió ser bautizado. Bajaron a una fuente de agua, que tradicionalmente se cree que es la fuente de Dhirweh, cerca de Halhul,[1] y Felipe lo bautizó.

Quizá te interese  ¿Cómo se dice familia en nordico antiguo?
¿Qué es un etíope eunuco?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad