¿Cómo se creó el futurismo?

¿Cómo se creó el futurismo?

Literatura del futurismo

InicioArteEl futurismo explicado: Protesta y modernidad en el arteEl futurismo explicado: Protesta y modernidad en el arte¿Cómo captar el imparable mundo en constante movimiento? El futurismo respondió a esta pregunta, creando un arte dinámico y cambiando el mundo con sus ideas, para bien y para mal.Jul 10, 2021 – Por Ana-Teodora Kurkina, máster y doctora en Historia

Al oír la palabra “futurismo”, suelen venir a la mente imágenes de ciencia ficción y visiones utópicas. Sin embargo, el término no estaba inicialmente vinculado a naves espaciales, fronteras finales y tecnologías surrealistas. Por el contrario, era una celebración del mundo moderno y un sueño de movimiento que nunca se detiene: una revolución en las ideologías y las percepciones.

Acuñado por el poeta italiano Filippo Tommaso Marinetti en 1909, el término “futurismo” apareció por primera vez en el periódico italiano Gazzetta dell’Emilia el 5 de febrero. Unas semanas más tarde, fue traducida al francés y publicada por el diario francés Le Figaro. Fue entonces cuando la idea tomó por asalto el mundo de la cultura, remodelando primero Italia y extendiéndose después para conquistar nuevas mentes. Al igual que otros movimientos artísticos, el futurismo tomó vuelo para romper con la tradición y celebrar la modernidad. Sin embargo, este movimiento fue uno de los primeros y de los pocos que llevó el inconformismo a sus límites. Con su inflexible naturaleza militante, el arte y la ideología futuristas estaban destinados a ser dictatoriales; pretendía demoler el pasado y traer el cambio, glorificando los arrebatos violentos.

Futurismo

A finales del siglo XIX y principios del XX nacieron maravillas modernas con las que las generaciones anteriores apenas podían soñar. Muchas de esas maravillas se situaban directamente en el ámbito de la tecnología: la práctica lámpara incandescente de Edison acababa de ser patentada, el modelo T de Ford acababa de llegar a la cadena de montaje y el vuelo a motor era por fin algo más que un boceto en los códices de da Vinci. Con todo esto, ningún grupo se dejó llevar tanto por las promesas de la tecnología para el futuro como los futuristas italianos. Para ellos, los aviones, los trenes y los automóviles no eran sólo la vanguardia. En muchos sentidos, el futuro era una forma de vida, que consumía la identidad nacional e incluso se acercaba a la experiencia religiosa.

Quizá te interese  ¿Cuántos hijos tuvo Enrique VII de Inglaterra?

El futurismo comenzó en 1909 con Filippo Tommaso Marinetti. Marinetti, poeta y nacionalista acérrimo, escribió el Manifiesto Futurista después de que un viaje en coche por Milán provocara un pequeño accidente (que evidentemente alteró su vida). En el manifiesto -el primero de los muchos que escribió en los años siguientes- exalta la velocidad y la violencia, junto con un rechazo total del pasado en favor de un presente tecnológico. En una de sus muchas exaltaciones, escribe: “Declaramos que el esplendor del mundo se ha enriquecido con una nueva belleza: la belleza de la velocidad”.

Manifiesto futurista

El futurismo fue lanzado por el poeta italiano Filippo Tommaso Marinetti en 1909. El 20 de febrero publicó su Manifiesto del Futurismo en la portada del periódico parisino Le Figaro. Entre los movimientos modernistas, el futurismo fue excepcionalmente vehemente en su denuncia del pasado, ya que en Italia el peso de la cultura del pasado se consideraba especialmente opresivo. En el Manifiesto, Marinetti afirmaba que “liberaremos a Italia de sus innumerables museos que la cubren como innumerables cementerios”. Lo que los futuristas proponían en cambio era un arte que celebrara el mundo moderno de la industria y la tecnología: “Declaramos… una nueva belleza, la belleza de la velocidad. Un coche de carreras… es más bello que la Victoria de Samotracia. (La pintura futurista utilizó elementos del neoimpresionismo y el cubismo para crear composiciones que expresaran la idea del dinamismo, la energía y el movimiento de la vida moderna. El vorticismo fue esencialmente el equivalente británico al futurismo, pero Wyndham Lewis, el fundador de los vorticistas, era profundamente hostil a los futuristas.Tras la brutalidad de la primera guerra mundial, muchos artistas rechazaron las nociones vanguardistas del futurismo y otros movimientos de antes de la guerra, utilizando enfoques más tradicionales y tranquilizadores, un fenómeno descrito como la “vuelta al orden”.

Quizá te interese  ¿Cuáles fueron las primeras civilizaciones en el mundo?

Futurismo italiano

El futurismo fue lanzado por el poeta italiano Filippo Tommaso Marinetti en 1909. El 20 de febrero publicó su Manifiesto del Futurismo en la portada del periódico parisino Le Figaro. Entre los movimientos modernistas, el futurismo fue excepcionalmente vehemente en su denuncia del pasado, ya que en Italia el peso de la cultura del pasado se consideraba especialmente opresivo. En el Manifiesto, Marinetti afirmaba que “liberaremos a Italia de sus innumerables museos que la cubren como innumerables cementerios”. Lo que los futuristas proponían en cambio era un arte que celebrara el mundo moderno de la industria y la tecnología: “Declaramos… una nueva belleza, la belleza de la velocidad. Un coche de carreras… es más bello que la Victoria de Samotracia. (La pintura futurista utilizó elementos del neoimpresionismo y el cubismo para crear composiciones que expresaran la idea del dinamismo, la energía y el movimiento de la vida moderna. El vorticismo fue esencialmente el equivalente británico al futurismo, pero Wyndham Lewis, el fundador de los vorticistas, era profundamente hostil a los futuristas.Tras la brutalidad de la primera guerra mundial, muchos artistas rechazaron las nociones vanguardistas del futurismo y otros movimientos de antes de la guerra, utilizando enfoques más tradicionales y tranquilizadores, un fenómeno descrito como la “vuelta al orden”.

¿Cómo se creó el futurismo?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad