¿Qué hacía Polifemo en la Odisea?

¿Qué hacía Polifemo en la Odisea?

¿Cómo escapan Odiseo y sus hombres de la cueva de Polifemo?

En la Odisea de Homero (Libro 9), Odiseo desembarca en la Isla de los Cíclopes durante su viaje de vuelta a casa tras la Guerra de Troya. Lleva consigo a doce hombres en busca de comida y bebida, y finalmente encuentran una gran cueva, que es el hogar del gran cíclope Polifemo. Cuando Polifemo vuelve a casa con sus rebaños y encuentra a Odiseo y sus hombres, bloquea la entrada de la cueva con una gran piedra, atrapando a los griegos que quedan dentro. Polifemo entonces aplasta y devora inmediatamente a dos de sus hombres para su comida. Se dice que “golpeándolos en el suelo, los mató como a cachorros”[2].

Por la mañana, Odiseo y sus hombres se atan a los bajos de las ovejas de Polifemo. Cuando el cíclope ciego deja salir a las ovejas a pastar, les palpa el lomo para asegurarse de que los hombres no están cabalgando, pero debido al plan de Odiseo, no palpa a los hombres por debajo. Odiseo sale el último, cabalgando bajo el vientre del carnero más grande. Polifemo no se da cuenta de que los hombres ya no están en su cueva hasta que las ovejas y los hombres están a salvo.

Qué le hicieron los cíclopes a Odiseo

En la epopeya de Homero, Odiseo desembarca en la isla de los cíclopes durante su viaje a casa tras la guerra de Troya y, junto con algunos de sus hombres, entra en una cueva llena de provisiones. Cuando el gigante Polifemo vuelve a casa con sus rebaños, bloquea la entrada con una gran piedra y, burlándose de la costumbre de la hospitalidad, se come a dos de los hombres. A la mañana siguiente, el gigante mata y se come a otros dos y abandona la cueva para apacentar sus ovejas.

Quizá te interese  ¿Cuándo nació y murio Felipe IV?

Después de que el gigante regrese al anochecer y se coma a otros dos hombres, Odiseo ofrece a Polifemo un vino fuerte y sin diluir que le han dado antes en su viaje. Borracho e incauto, el gigante le pregunta a Odiseo su nombre, prometiéndole un regalo si responde. Odiseo le dice “Οὖτις”, que significa “nadie”[3][4] y Polifemo promete comerse a este “Nadie” en último lugar. Con esto, cae en un sueño de borrachera. Mientras tanto, Odiseo había endurecido una estaca de madera en el fuego y la clava en el ojo de Polifemo. Cuando Polifemo grita pidiendo ayuda a sus compañeros gigantes, diciendo que “Nadie” le ha hecho daño, éstos creen que Polifemo está siendo afligido por el poder divino y recomiendan la oración como respuesta.

Odisea de Polifemo

El mayor contraste entre los personajes secundarios de La Odisea se da entre los cíclopes, esa raza salvaje de gigantes tuertos caníbales, y los feacios, la gente civilizada y hospitalaria que anima a Odiseo a contar sus andanzas y que luego lo lleva a casa, a Ítaca. Estos últimos están representados por Polifemo (a veces llamado simplemente “el cíclope”) y el rey Alcino.

Los gigantes tuertos son bárbaros. Afortunadamente para ellos, su tierra natal es tan exuberante que no necesitan cultivar. Aunque son eficaces pastores, no les interesan los adornos habituales de la civilización. Polifemo y sus compañeros brutos no tienen leyes, ni consejos, ni tradiciones de civismo u hospitalidad. Cuando la curiosidad de Odiseo le lleva a la cueva de Polifemo, sus hombres quieren asaltarla y marcharse. Odiseo insiste en quedarse para probar la hospitalidad del dueño, una decisión que acaba provocando la muerte de varios de sus hombres.

Quizá te interese  ¿Cuando quieras lleva tilde?

Hijo de Poseidón y casi tan poderoso como los dioses, Polifemo se burla del concepto de hospitalidad y da la bienvenida a sus invitados devorando a dos para cenar. Aunque poderoso, Polifemo no es especialmente inteligente. Se convence fácilmente de que el nombre de Odiseo es “Nadie”, lo que lleva a la confusión cuando Polifemo dice más tarde a sus compañeros gigantes que Nadie le está haciendo daño. Odiseo emborracha fácilmente a Polifemo, lo ciega y escapa cabalgando por debajo de los carneros que el gigante cegado hace pastar por la mañana.

Odiseo cegando a Polifemo

El ingenioso Odiseo contestó al rey diciendo: “Señor Alcínoo, ilustre de los hombres, es una cosa hermosa, en verdad, escuchar a un bardo como éste, con una voz divina. Yo mismo digo que no hay nada más delicioso que cuando todo el pueblo siente esta alegría, y los comensales se sientan en sus filas, escuchando al juglar en la sala, con las mesas delante de ellos cargadas de carne y pan, mientras el mayordomo vierte vino de la escudilla, y lo lleva alrededor y llena las copas. Me parece lo más hermoso de todo.

Zarpamos de Ismaro, con el corazón apesadumbrado por los leales amigos perdidos, aunque contentos de haber escapado a la muerte: no dejé que las naves curvas partieran hasta que hubiéramos llamado tres veces en ritual a cada uno de nuestros desafortunados camaradas, que murieron allí en la llanura, a manos de los Cicones. Pero Zeus, el recolector de nubes, agitó el viento del norte contra nuestros barcos, en una tempestad cegadora, ocultando la tierra y el mar por igual en las nubes, mientras la oscuridad barría el cielo. Los barcos fueron arrastrados de cabeza, con las velas destrozadas por la fuerza del vendaval. Aterrorizados por la muerte, bajamos los mástiles a cubierta y remamos los barcos salvajemente hacia tierra.

Quizá te interese  ¿Quién vencio a Isabel I?
¿Qué hacía Polifemo en la Odisea?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad