¿Qué le prometio Epimeteo a Prometeo?

¿Qué le prometio Epimeteo a Prometeo?

La historia de Pandora y Epimeteo

Todos soñamos durante el sueño. A veces recordamos nuestros sueños y otras veces no. Incluso si los recordamos, el recuerdo suele ser efímero. Pero algunos sueños son tan inquietantes que se nos quedan grabados durante mucho tiempo. Yo tampoco suelo recordar mis sueños, pero a veces son elaborados, lúcidos y muy realistas, casi como una pesadilla. Hoy me gustaría compartir uno de esos sueños que me ha dejado una huella duradera.

Una noche, me quedé dormido mientras leía mitología griega. En mi sueño oí que alguien se reía y me decía: “Veo que ustedes no son diferentes. Nosotros teníamos a Pandora para traer todos los problemas al mundo y vosotros tenéis a vuestros políticos para hacerlo”. Me quedé perplejo. En mi sueño miré a mi alrededor y vi a una persona sentada en una colina cercana. Tal vez consciente de mi confusión, la persona dijo además: “No lo entiendes, ¿verdad? ¿Siquiera sabes lo que es Pandora?”. Eso me desconcertó aún más. Había leído la historia de Pandora varias veces, pero no podía recordar nada en mi sueño. Así que no tuve más remedio que aguantar que me contara la historia una vez más.

Prometeo y Epimeteo

En la mitología griega, la “Edad de Oro” se refería a un periodo idílico de paz y estabilidad en el que la gente vivía una vida larga, sana, activa y próspera. Se dice que Prometeo, el dios Titán de la previsión, prometió: “¡Vendrá una nueva Edad de Oro, más brillante y mejor que la anterior!”.

Quizá te interese  ¿Cómo era la vida en el antiguo Egipto resumen?

Hoy en día, el estancamiento de la población y el envejecimiento de las sociedades suelen considerarse un reto o una amenaza, más que una oportunidad, pero el actual envejecimiento de las sociedades en Europa podría acercar a los ciudadanos más de lo que muchos esperan al ideal descrito en la mitología.

La edad media de la población en Europa y Asia Central es hoy de 37 años, ocho años más que la media de hace seis décadas. Esta evolución está más avanzada en la parte occidental de la región, pero se espera que las poblaciones relativamente jóvenes de Turquía y de Asia Central sigan rápidamente esta tendencia demográfica.

La principal razón del envejecimiento de la población en la región no es que la gente viva más tiempo, sino que tiene menos hijos. Desde la década de 1970, las tasas de fertilidad han disminuido drásticamente. La emigración de los jóvenes también está influyendo en la estructura de la población de varios países.

Dioses griegos

En la mitología griega, Epimeteo (/ɛpɪˈmiːθiəs/; griego: Ἐπιμηθεύς, que podría significar “retrospectiva”, literalmente “pensador a posteriori”) era el hermano de Prometeo (tradicionalmente interpretado como “previsión”, literalmente “pensador a posteriori”), una pareja de titanes que “actuaban como representantes de la humanidad”. [1] Eran hijos de Iapeto,[2] que en otros contextos era el padre de Atlas. Mientras que Prometeo es caracterizado como ingenioso e inteligente, Epimeteo es representado como necio.

Según el uso que hace Platón del antiguo mito en su Protágoras (320d-322a), los titanes gemelos fueron los encargados de distribuir los rasgos entre los animales recién creados. Epimeteo se encargó de dar un rasgo positivo a cada animal, pero cuando llegó el momento de dar un rasgo positivo al hombre, al carecer de previsión se encontró con que no quedaba nada[3] Prometeo decidió que los atributos de la humanidad serían las artes civilizadoras y el fuego, que robó a Atenea y Hefesto. Más tarde, Prometeo fue juzgado por su crimen. En el contexto del diálogo de Platón, “Epimeteo, el ser en el que el pensamiento sigue a la producción, representa la naturaleza en el sentido del materialismo, según el cual el pensamiento es posterior a los cuerpos irreflexivos y a sus movimientos irreflexivos”[4].

Quizá te interese  ¿Qué fue el Reichswehr?

Theoi

Todos hemos oído hablar de Prometeo, gran rebelde contra los dioses y portador a la tierra de un bien, el fuego, del que hemos dependido desde los primeros tiempos para gran parte de lo que nos hace humanos: las hogueras, la carne cocinada, la forja del hierro en rejas de arado, herraduras, espadas. Lo que no es tan conocido es que Prometeo tenía un hermano, también titán y semidiós, pero, como su nombre indica, de naturaleza y hábitos de pensamiento muy opuestos. Prometeo significa el que piensa antes, Epimeteo el que piensa después. Antes y después. Eso parece bastante claro. Si Prometeo era rápido y decisivo, pensando en el futuro, su mente saltaba rápidamente a la esencia de las cosas, entonces Epimeteo debe haber sido lento, percibiendo sólo más tarde o demasiado tarde hacia dónde se dirigían los acontecimientos y lo que podría haber sido requerido de él. Su naturaleza era lenta. Siempre tuvo que ponerse al día lentamente con lo que ya había ocurrido.

Pero, ¿es esto lo que se pretende con el “pensar después”? ¿No podría sugerir igualmente lo contrario? Que Epimeteo no era lento, sino, por el contrario, impulsivo, que actuaba primero y sólo después comprendía, por medio de la reflexión, el significado de lo que su espíritu ansioso había hecho. Está claro que Prometeo era un rebelde y Epimeteo no. Tal vez sea aquí donde debamos buscar la diferencia entre dos hermanos cuya postura respecto al mundo y a los dioses que supuestamente lo gobiernan ha tenido una influencia tan grande en nuestras vidas.

¿Qué le prometio Epimeteo a Prometeo?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad