¿Cómo fue la construcción del Coliseo romano?

¿Cómo fue la construcción del Coliseo romano?

¿Qué herramientas utilizaron los romanos para construir el Coliseo?

Es algo que nunca he contado en cuanto a las piedras, pero diría que de las canteras de Tívoli, que está a unas 20 millas de Roma donde se extrajo el travertino, se trajeron 240.000 carros de piedras sólo para la fachada exterior.

Se convertían en ciudadanos libres, y sus hijos nacían entonces como ciudadanos libres y podían ascender en la sociedad hasta formar parte de la clase de los caballeros. Los que eran enviados a Roma para trabajar el toldo debían considerarse muy privilegiados para ver la “gran ciudad” y todos sus atractivos. Manejaban enormes toldos de tela equivalentes al tamaño de las velas de los “actuales” barcos de altura”, y eso debía ser un gran honor. Pero los que acudían a los simulacros de juegos navales, llamados naumachiae, debían considerarlos una especie de reconstrucción de barcos de Disney-landia, y trágicamente los juegos de guerra naval que se libraban en ellos eran a muerte.

Cualquier marinero, romano o no, tiene habilidades al menos comparables a las de cualquier otro trabajador altamente capacitado, pero éstas suelen ser un total misterio para los hombres de tierra. Esto siempre ha distinguido al marinero de los demás hombres. Sus habilidades se dividen en dos categorías. Técnicamente, domina el equipo que utiliza, es decir, el barco y todos los aparejos. Gracias a la experiencia adquirida durante largos y duros años, sabe tomar decisiones acertadas sobre cuándo utilizar ese equipo y cómo manejar su barco, incluso en situaciones graves que ponen en peligro su vida. Esta es la parte que desconcierta a los hombres de tierra, pero es un vínculo común entre los marineros. Los marineros romanos hicieron posible el aparejo de grandes toldos sobre los anfiteatros, ya que representaban el único gran cuerpo de trabajadores cualificados remotamente capaz de prever los problemas que había que superar.

Quizá te interese  ¿Cómo fue el nacionalismo en Alemania?

Planos del coliseo romano

Es algo que nunca he contado en cuanto a las piedras, pero diría que de las canteras de Tívoli, que está a unas 20 millas de Roma donde se extrajo el travertino, se trajeron 240.000 carros de piedras sólo para la fachada exterior.

Se convertían en ciudadanos libres, y sus hijos nacían entonces como ciudadanos libres y podían ascender en la sociedad hasta formar parte de la clase de los caballeros. Los que eran enviados a Roma para trabajar el toldo debían considerarse muy privilegiados para ver la “gran ciudad” y todos sus atractivos. Manejaban enormes toldos de tela equivalentes al tamaño de las velas de los “actuales” barcos de altura”, y eso debía ser un gran honor. Pero los que acudían a los simulacros de juegos navales, llamados naumachiae, debían considerarlos una especie de reconstrucción de barcos de Disney-landia, y trágicamente los juegos de guerra naval que se libraban en ellos eran a muerte.

Cualquier marinero, romano o no, tiene habilidades al menos comparables a las de cualquier otro trabajador altamente capacitado, pero éstas suelen ser un total misterio para los hombres de tierra. Esto siempre ha distinguido al marinero de los demás hombres. Sus habilidades se dividen en dos categorías. Técnicamente, domina el equipo que utiliza, es decir, el barco y todos los aparejos. Gracias a la experiencia adquirida durante largos y duros años, sabe tomar decisiones acertadas sobre cuándo utilizar ese equipo y cómo manejar su barco, incluso en situaciones graves que ponen en peligro su vida. Esta es la parte que desconcierta a los hombres de tierra, pero es un vínculo común entre los marineros. Los marineros romanos hicieron posible el aparejo de grandes toldos sobre los anfiteatros, ya que representaban el único gran cuerpo de trabajadores cualificados remotamente capaz de prever los problemas que había que superar.

Quizá te interese  ¿Cómo se luchaba en la Edad Media?

¿Qué utilizaban los romanos para construir puentes?

El Coliseo es un anfiteatro ovalado de varios siglos de antigüedad situado en el centro de Roma (Italia). Construido bajo la dinastía Flavia, el Coliseo fue el mayor anfiteatro jamás construido en su época y podía albergar hasta 80.000 espectadores. Para saber más sobre el origen del Coliseo, hay que dar un paso atrás en la historia.

Comenzó con la dinastía Flavia en el año 69 d.C. El reinado de la dinastía Flavia se remonta a Vespasiano y sus dos hijos Tito y Domiciano. Como familia, gobernaron el Imperio Romano desde el año 69 hasta el 96. Aunque su reinado familiar fue relativamente breve, durante su mandato se produjeron muchos acontecimientos históricos, económicos y militares, como la construcción del Coliseo.

La construcción tuvo un papel mucho más importante en el gobierno político flaviano de Roma que un simple lugar de entretenimiento. En la mente de Vespasiano, ayudaría a consolidar la dinastía Flavia. Inició la construcción del Anfiteatro Flavio como parte de una amplia campaña de propaganda. Más tarde, su hijo mayor, Tito, terminaría la construcción. Hoy en día, el Anfiteatro Flavio es más conocido como el Coliseo.

Entradas al Coliseo

La construcción del Coliseo comenzó en algún momento entre el 70 y el 72 d.C. bajo el emperador Vespasiano. Se inauguró casi una década después y fue modificado varias veces en los años siguientes. La enorme estructura medía aproximadamente 189 por 156 metros (620 por 513 pies), tenía cuatro pisos de altura e incluía ochenta entradas al anfiteatro: setenta y seis para los clientes, dos para los participantes en los eventos y dos para uso exclusivo del emperador. El gran número de entradas resultó ser necesario: el Coliseo podía albergar a más de 50.000 espectadores en su capacidad máxima.

Quizá te interese  ¿Cuántos vikingos invadieron París?

Cuando se inauguró el Coliseo, el emperador Tito lo celebró con cien días de juegos de gladiadores. Tradicionalmente, los emperadores asistían a los juegos. Se sabe que el emperador Cómodo actuó en la arena en cientos de ocasiones. Además de los juegos, en el Coliseo también se celebraban obras de teatro, representaciones e incluso ejecuciones públicas.

Con el tiempo, el interés de los romanos por los juegos disminuyó. Tras la caída del Imperio Romano de Occidente, el Coliseo comenzó a deteriorarse. Una serie de terremotos durante el siglo V d.C. dañaron la estructura, y también sufrió el abandono. En el siglo XX, casi dos tercios del edificio original habían sido destruidos. Sin embargo, en la década de 1990 se inició un proyecto de restauración para reparar el Coliseo. Hoy es una de las atracciones turísticas más populares de la Roma actual, que recibe millones de visitantes al año.

¿Cómo fue la construcción del Coliseo romano?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad