¿Qué debo hacer para aprender a nadar?

¿Qué debo hacer para aprender a nadar?

Aprender a nadar para adultos

¿Estás pensando en convertirte en nadador? ¡Buena elección! La natación es probablemente una de las formas de ejercicio más saludables, divertidas, desafiantes y de bajo impacto que se pueden realizar. Independientemente del nivel de habilidad y experiencia, personas de todas las edades pueden nadar. A medida que envejecemos, es importante considerar la posibilidad de añadir un ejercicio aeróbico de bajo impacto a la rutina de ejercicio físico. La natación es la actividad ideal para muchos que ya no pueden soportar el alto impacto y el estrés articular de correr o hacer footing.

A veces la gente se preocupa por la influencia de la natación en la pérdida de peso. Los escépticos dicen que es imposible perder peso nadando, pero es posible. De hecho, si se combina con una dieta sana y equilibrada, nadar con regularidad puede ayudar a las personas a perder peso tan fácilmente como otras actividades físicas, como correr. Para las personas con sobrepeso, la natación es quizás la mejor forma de hacer ejercicio porque alivia la tensión en las articulaciones de las piernas. La natación tiene la ventaja añadida de proporcionar un entrenamiento cardiovascular de todo el cuerpo como ningún otro.

Al comenzar una rutina de natación, como con cualquier otra actividad física, asegúrese de consultar con un médico. Empiece lentamente y vaya aumentando los límites. Recuerde que la velocidad y la distancia no son tan importantes como la cantidad de tiempo que nade. Según la Asociación Americana del Corazón, sólo 30-60 minutos de actividad física 3-4 días a la semana pueden ayudar a reducir el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y diabetes. Un programa de actividad física regular también puede ayudar a reducir la presión arterial y el colesterol.

Quizá te interese  ¿Cuántas veces a la semana se puede hacer entrenamiento funcional?

La brazada de natación

Alrededor del 54% de los adultos no sabe nadar lo suficientemente bien como para salvar su propia vida. Otro 56% no puede realizar las cinco habilidades básicas necesarias para nadar con seguridad.  ¿Le da miedo el agua? Aprender a nadar podría salvarte la vida. En lugar de vivir con miedo, ¡acéptalo!

Primero, tómate un momento para reconocer tu miedo. Si eres un adulto que quiere aprender a nadar, es probable que hayas acumulado ese miedo a lo largo de los años. Recuérdate que nunca es demasiado tarde para tomar clases de natación.

Cuando aprendas a nadar, tendrás que aprender a meter la cara en el agua. Las técnicas de respiración también son importantes. De lo contrario, intentarás nadar con la cara fuera del agua, lo que dificulta el aprendizaje.

Un instructor de natación profesional puede reducir el proceso de aprendizaje a la mitad. Acelerará el proceso de aprendizaje y se asegurará de que estés seguro. Con su ayuda, podrás aprender más técnicas de natación de las que aprenderías solo.

Beneficios de la natación

Aprender a nadar puede dar miedo cuando no se sabe lo que se está haciendo. Pero no te preocupes: hay cosas que puedes hacer para que aprender a nadar sea menos desalentador. Una vez que le cojas el tranquillo, nadar será pan comido.

Resumen del artículoPara aprender a nadar, primero hay que entender la seguridad antes de meterse en el agua. Nunca debes intentar aprender a nadar por tu cuenta. Asegúrate siempre de que un adulto, un instructor o un socorrista te observe o te ayude a aprender. A continuación, ponte cómodo aprendiendo a contener la respiración. Para aguantar la respiración, inhala largamente y espera a exhalar. Una vez que hayas aprendido a contener la respiración, puedes intentar flotar. Empieza poniendo tu cuerpo en paralelo con la superficie del agua mientras estás tumbado de espaldas. Pide a un adulto que te observe mientras encuentras el equilibrio en el agua. Intenta mantener la postura paralela sobre la espalda durante unos instantes sin ayuda y sin sumergir la cara. Practica siempre en la parte menos profunda, para poder levantarte cuando lo necesites. Cuando te sientas cómodo flotando, agárrate al borde de la piscina y practica pateando suavemente las piernas hacia arriba y hacia abajo en el agua. Intenta mantener la cabeza boca abajo en el agua durante unos segundos mientras aguantas la respiración, pero sal siempre a tomar aire cuando sientas que lo necesitas. Para aprender a nadar las brazadas de estilo libre, pecho, mariposa y espalda, intenta trabajar con un instructor cualificado.

Quizá te interese  ¿Qué debemos hacer antes durante y después de la actividad física?

Cómo flotar en el agua

Nunca es demasiado tarde para aprender a nadar. Si nunca tuviste la oportunidad de niño, puedes aprender a nadar fácilmente como adulto. Al principio, estar en el agua puede resultar extraño, poco familiar e incluso un poco preocupante. Pero con el tiempo se aclimatará y adquirirá un nivel de confianza que antes le parecía inimaginable.

Una vez que aprenda a nadar, podrá disfrutar de una serie de beneficios. Por ejemplo, la natación es una excelente forma de ejercicio. También es relajante; puede aliviar el estrés y calmar los nervios. Y si te sientes triste, 15 minutos en el agua pueden ser todo lo que necesitas para levantar el ánimo.

Es natural albergar miedo al agua si se ha pasado poco tiempo en ella. Una forma de superar ese miedo es empezar en la parte menos profunda de la piscina. Allí podrás estar de pie en el agua, bajando según tu nivel de comodidad. Practica la contención de la respiración mientras tu cabeza está bajo la superficie, sabiendo que puedes salir a tomar aire cuando lo desees.

¿Qué debo hacer para aprender a nadar?
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad